Rusos dejan devastación y muerte a su paso en Irpin

Sobrevivientes cuentan que vieron el momento en que asesinaron a sus vecinos y tiraron sus cadáveres a las calles.

Muchos rompen a llorar al pisar suelo seguro y se abrazan al primer voluntario que encuentran. Son los últimos evacuados de Irpin, ciudad al noroeste de Kiev convertida en símbolo de la resistencia ucraniana, donde la batalla calle a calle con los rusos ha terminado, pero ha dejado un rastro de muerte y destrucción difícil de olvidar.

«La situación es horrible, nuestras calles y casas están destruidas, lo han bombardeado todo. Nuestros vecinos fueron asesinados, vimos cadáveres tirados por la calle», cuenta con un hilo de voz Valentina, recién salida de Irpin.

Respira profundo y retoma su relato: «Irrumpieron en casa por la fuerza, nos obligaron a poner los brazos en alto y rompieron los teléfonos para que no pudiéramos comunicarnos. Cogieron todo el alcohol que había en casa y se lo bebieron. Y se llevaron todos los objetos de valor de las casas vacías del barrio».

Valentina, de 78 años, acaba de llegar a Kiev, evacuada por voluntarios que, en coordinación con el Ejército y la Cruz Roja, sacan en coches particulares a la poca gente que queda en esa ciudad devastada, que sufrió constantes bombardeos de las fuerzas rusas, además de fuego de artillería y metralla en los combates entre ambos ejércitos, los más intensos en el entorno de Kiev.

Lea la nota completa en nuestra versión impresa o en nuestra versión digital, AQUÍ.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.