Terremoto en México: ¿Qué son esas las luces en el cielo?
A+

Durante el terremoto de magnitud 8,2 que sacudió el sur de México el jueves por la noche, se observó ese inusual fenómeno natural, incluso en la capital del país. Un fenómeno semejante a una aurora boreal, que se conoce como luces de terremoto y se puede apreciar en las inmediaciones del lugar donde se registra una actividad tectónica, aunque aparece en menos del 0,5 % de los movimientos sísmicos.

Con una duración próxima a una fracción de segundo, la comunidad científica no posee una explicación convincente sobre su origen.

En 2014, un estudio publicado en la revista ‘Seismological Research Letters’ estimó que detrás de ese fenómeno podrían estar las masas de aire con átomos ionizados que flotan cerca de la superficie de la Tierra.

En este sentido, un grupo de especialistas estadounidenses y canadienses que analizaron el fenómeno vincularon la aparición de las extrañas luces con la presencia de ‘rifts’, fosas tectónicas donde dos partes de la corteza terrestre se desplazan en direcciones contrarias.

 Según estos investigadores, durante el sismo la tensión entre las rocas que friccionan entre sí genera cargas eléctricas que se dirigen hacia arriba sin obstáculos —en esas zonas las rupturas geológicas abruptas tienen carácter vertical— y, cuando alcanzan la superficie terrestre, interactúan con la atmósfera y se produce el destello.

«La naturaleza agita ciertas rocas» y «las cargas eléctricas se activan como si encendieses una batería en la corteza de la Tierra», que se pueden combinar y desplazar «a velocidades muy altas» y «producir descargas eléctricas en el aire», comentó a ‘National Geographic’ Friedemann Freund, uno de los participantes.

Las zonas más comunes para observar este raro fenómeno son Italia, Grecia, Francia, Alemania, China y algunas partes de Sudamérica, aunque también se han presenciado en otras partes del mundo.

Pasó en Perú: en el terremoto del 2007

Existen luminosidades de este tipo documentadas desde hace siglos. Una de las observaciones más recientes tuvo lugar el año pasado en Nueva Zelanda, cuando su cielo se iluminó con distintas tonalidades durante un terremoto de magnitud 7,8.

Asimismo, en el Perú, durante el terremoto del 15 de agosto del año 2007, muchas personas también pudieron apreciar este fenómeno durante el sismo donde fallecieron 600 personas y se registraron 1,289 heridos.