Venezuela: ONU revela escalofriantes métodos de tortura de la dictadura de Maduro

Demoledor informe detalla desde crucifixiones, abusos sexuales, hasta descargas eléctricas en centros clandestinos.


La Misión Internacional Independiente de las Naciones Unidas sobre Venezuela presentó pruebas contundentes del plan sistemático para perseguir, encarcelar y torturar opositores a la dictadura de Nicolás Maduro. El informe es demoledor y deja en evidencia a quienes hacen silencio frente a la brutalidad del régimen chavista.

El dictador Nicolás Maduro, por su parte, intenta desacreditar el escalofriante informe sobre delitos de lesa humanidad de su régimen y llamó «panfleto» de uso político de los derechos humanos, pero no pudo rebatir las pruebas.

La Misión Internacional Independiente de las Naciones Unidas sobre Venezuela documentó 122 casos de víctimas que fueron «sometidas a tortura, violencia sexual y/u otros tratos crueles, inhumanos o degradantes» perpetrados por las fuerzas de la dictadura chavista desde 2014 hasta la actualidad.

TAMBIÉN LEE: Nicolás Maduro: «Yo también sufrí intento de magnicidio»

La violencia y la persecución, afirma claramente el documento, es sistemática. No se trata de excesos de las fuerzas de seguridad: en Venezuela hay un «plan orquestado al más alto nivel político, liderado por el propio Nicolas Maduro», aseguró en conferencia de prensa Marta Valiñas, presidenta de la Misión.

Los métodos de tortura, la instalación de centros clandestinos de detención y el diseño de un plan de persecución sistemática contra la oposición del régimen de Maduro recuerdan a las dictaduras latinoamericanas de los oscuros años 70.

Crucifixiones, «el pulpo», asfixia y descargas eléctricas

Los investigadores documentaron los actos de tortura, violencia sexual y otros malos tratos contra las personas detenidas: posiciones de tensión llamada «crucifixión» (brazos extendidos y esposados a tubos o rejillas) y «el pulpo» (un cinturón metálico con cadenas atadas para inmovilizar la muñeca y los tobillos); asfixia con bolsas de plástico, sustancias químicas o un cubo de agua; golpes, a veces con un palo u otros objetos contundentes

Además, el uso de torturas como descargas eléctricas en los genitales u otras partes del cuerpo, también, amenazas de muerte o de violencia adicional; amenazas de violación contra la víctima y/o sus familiares, la exposición desnuda forzada incluso en habitaciones mantenidas a temperaturas extremadamente bajas y encadenamiento durante largos períodos de tiempo.

EXPRESO PREMIUM: Suscríbete a la edición digital para leer los mejores análisis

Marta Valiñas presentó el informe que acusa a las agencias del régimen chavista. Las pruebas son contundentes: los servicios de inteligencia de Venezuela cometen crímenes de lesa humanidad bajo las órdenes de las altas esferas del régimen para reprimir a la oposición, afirmó la ONU en un informe.

Las conclusiones del informe muestran el papel del Servicio Bolivariano de inteligencia (Sebin) y la Dirección de Contrainteligencia Militar (DGCIM) para llevar a cabo estos atropellos «en la ejecución de un plan orquestado por el presidente Nicolás Maduro y otras autoridades de alto nivel para reprimir a la oposición al gobierno, incluso mediante la comisión de torturas de extrema gravedad, que son constitutivas de crímenes de lesa humanidad», señaló la misión en un comunicado.

Participación de Maduro

Según el análisis de la misión y la información recibida, las autoridades detuvieron a disidentes y opositores al régimen. En algunos casos, Maduro y personas de su círculo cercano, así como otras autoridades de alto nivel, «participaron en la selección de los objetivos». El informe también cita a Diosdado Cabello, dirigente chavista, como autor de órdenes para identificar a algunos de los detenidos por el Sebin.

El documento también menciona a Iván Rafael Hernández Dala, quien se desempeña como Director General de la DGCIM desde 2014. Testigos que hablaron con la Misión afirmaron que desde que Hernández Dala dirige la DGCIM progresivamente ha reportado más de forma directa a Maduro que al Ministerio de Defensa. Hernández Dala ha sido objeto de varias sanciones internacionales por violaciones de los derechos humanos.

Ex detenidos en este centro explicaron a la misión de la ONU las pésimas condiciones en las que se encontraban. Muchos presos «tenían que orinar en botellas de plástico», porque sólo les permitía una visita diaria al baño. Había celdas «privilegiadas» con mejores condiciones para las que los detenidos tenían que pagar.

TE PUEDE INTERESAR:

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.