Arequipa: 475 años de tradición y distinción
A+

Mañana, sábado 15 de agosto, la Ciudad Blanca del sur peruano está de aniversario. Es parte del Cinturón de Fuego del Pacífico, por los volcanes que la rodea.

Arequipa, lugar de poetas y patriotas como Mariano Melgar y donde nació el Premio Nobel del Perú Mario Vargas Llosa, cumple 475 años de fundación española.

Aunque la fecha de fundación de Arequipa es el 15 de agosto de 1540 (de forma oficial), se dice que en 1539, en la orilla izquierda del río Chili, donde hoy se halla la ermita de San Lázaro se asentaron los primeros españoles, dando origen a dicha urbe, con familias llegadas desde Segovia y Plasencia, marcaron el inicio de la vida política de la Ciudad Blanca.

Misti y Sillar

Misti, volcán ubicado en el Valle de Chile, que debe su nombre al quechua y quiere decir: “Criollo u hombre de raza blanca”.

El sillar es la piedra blanca, que nació o se formó por la lava volcánica está es usada para la construcción y para la artesanía local. Es rectangular y de fino acabado.

Gastronomía de rocoto, ocopa y adobo

La gastronomía arequipeña se ha tornado  gourmet  con el pasar de los años, tanto es así que el centro de la ciudad “ha sido tomado” por chef locales, que sirven vistosos platillos.

Allí está el “Rocoto Relleno” que contiene, el rojo intenso de dicho fruto picante, carne molida, olivo, guisantes, queso fresco, todo ello aderezado con comino y perejil picado, preparado al horno.

La ocopa que es similar a la papa a la huancaína, pero preparada con huacatay, ají amarillo y ají mirasol, y que debe parte de su gran sabor al “batán”, una piedra de moler o un utensilio lítico, que se usó en el antiguo Perú y lo que es hoy el occidente boliviano.

El adobo de chancho, que reúne a las familias en un desayuno de domingo, contiene ají panca molido, ajo cebolla y comino, tiene un secreto de picantería (viejos restaurantes típicos de Arequipa) que es dejar a los ingredientes “remojando” durante la noche con chicha de jora o cerveza negra.

Política, romanticismo y Arequipa

Arequipa no está ajena a la vida política del Perú desde la era de las corrientes libertadoras de San Martín y de Bolívar, un nombre salta por sí solo: Mariano Melgar, quien fue el autor de los yaravíes (cantos sentimentales de origen popular) y murió fusilado a los 24 años por ser parte del ejército de Mateo Pumacahua, en rebeldía contra el virreinato español.

Pero también está la revolución de 1834, del Mariscal Nieto y el Dean Valdivia contra Gamarra y Orbegoso, en la época en que se gestaba la confederación Perú-Boliviana con el general Andrés de Santa Cruz, en la época de las Juntas de Gobierno, post declaración de independencia.

En el actual Gobierno de Ollanta Humala, la presencia arequipeña no es la excepción están en la primera línea el presidente del Consejo de Ministros Pedro Cateriano, quien viene de una familia de la provincia de Castilla y donde emerge un conocido policía, a quien todos recuerdan como el “Sargento Cateriano” (durante los años 30 a los 50).

Luego están la ex presidenta del Congreso Ana María Solórzano, el oficialista Daniel Abugattás (quien solo nació en Arequipa), los congresistas Gustavo Rondón (médico de profesión e hijo de una profesora arequipeña de educación primaria), Juan Carlos Eguren, abogado de la Universidad Católica Santa María.

Ya en el segundo gobierno de Alan García, una mujer arequipeña ejerció la segunda vicepresidencia de la República, Lourdes Mendoza del Solar.

Este sábado se espera en la fecha central del aniversario de Arequipa una misa, en la imponente catedral, luego el Corso de la Amistad, el festival gastronómico y por supuesto una celebración con la llamada Tuna Mayor de Arequipa (que bordea los 25 años de fundada).