Guterres y el cargo de secretario general de las Naciones Unidas

Guterres y el cargo de secretario general de las Naciones Unidas

El portugués António Guterres (1949), actual secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) -fue elegido en 2017, y en 2021, reconfirmado para un segundo período de funciones de 4 años-, ha dicho hace menos de dos semanas, aquí en las Naciones Unidas, en Nueva York, en el marco del 78° período de sesiones de la Asamblea General, que ve con poco optimismo que se produzca el final de la guerra entre Rusia y Ucrania, que lleva más de 19 meses, sepultando en lo inmediato, las esperanzas con las que por estos pasillos de la ONU, algunos idealistas de las relaciones internacionales y desde luego, bien intencionados, esperaban con mucha fe, es decir, hallar la paz por la que se alzó precisamente las Naciones Unidas con la Carta de San Francisco, en 1945, al final de la Segunda Guerra Mundial. Pero, entonces, ¿quién es el secretario general de la ONU? Se trata del funcionario administrativo más importante del mayor foro político del mundo. António Manuel de Oliveira Guterres, que también fuera primer ministro de Portugal (1995-2002), involucrado en Naciones Unidas, ejerció hasta el 2015 y durante toda una década (2005-2015), el cargo de Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados – ACNUR. Ha sido una práctica en la ONU conceder dos períodos de gestión a tan importante funcionario mundial, salvo el caso del egipcio Butros Butros-Ghali (1992-1996), llevándose mal con la Casa Blanca, aduciendo motivos injerencistas, terminó vetado por Estados Unidos, el poder real del planeta, quedando frustrada su reelección. La ONU, conforme la Carta de San Francisco, que es su tratado constitutivo, está dedicada a mantener la paz en el globo. Convendría, entonces, precisar que su secretario general, lejos de lo que muchos puedan imaginar, no es la máxima autoridad de la organización, que corresponde, en cambio, al presidente de la Asamblea General, cargo que ocupó el eminente diplomático peruano, Víctor Andrés Belaunde (1959-1960). El secretario general, siendo el más alto funcionario administrativo de la ONU, no debe calificarse por autoridad, dada la estructura horizontal de la organización, que es el foro político mundial plano por excelencia; sin embargo, cuando no sesiona la Asamblea General, cobra vida la actuación internacional del secretario general, convirtiéndose en la máxima figura visible de la ONU, esto es, el primer agente diplomático del mundo, pues materializa la representación de la organización por su enorme protagonismo planetario. El secretario general no ocupa el lugar preeminente que, en cambio, sí corresponde al presidente de la Asamblea cuando sesiona el pleno de la ONU. Su función es, stricto sensu, administrativa, pero qué duda cabe, de gran connotación mundial. Lo elige la propia Asamblea General por recomendación del Consejo de Seguridad, y debe contar, luego de varias votaciones informales y una formal, con la unanimidad de sus miembros permanentes, lo que significa que, bastará el veto u oposición de uno de ellos (Ch., EU., Fr., RU. o Rus), para quedar frustrada la candidatura como pasó a Butros-Ghali. Es el noveno que cuenta las Naciones Unidas desde su creación y el peruano más universal, Javier Pérez de Cuéllar, fue el quinto. El peso de Guterres -como lo tuvo JPC-, seguirá dependiendo de él mismo. Veremos cómo le sigue yendo con el trágico suceso de la guerra ruso-ucraniana.

Mira más contenidos siguiéndonos en Facebook, Twitter, Instagram, TikTok y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.