Por diferentes razones y en diferentes momentos, he experimentado la misma sensación frente a las noticias con relación a la evolución de la economía; lo que se vive en la calle no va de la mano con los reportes de crecimiento o depresión, caída o recuperación que vivimos. “Este año se proyecta una recuperación importante en nuestra economía”, “Pese a la crisis, el Perú sigue siendo el país más atractivo para inversores en la región”, entre otros titulares que no van de la mano, por ejemplo, con lo que viven Don César y Marlene con su restaurante, donde tienen hoy toda su carta al 50%, o Don Felipe, quien después de ser sostenidamente por más de 20 años un referente en el sector de recursos humanos, hoy tiene que ver cómo reinventarse para poder pagar la cuenta de luz y agua a fin de mes, y así tantos casos que, a pesar de las noticias esperanzadoras de cómo va mejorando la economía del país, en el día a día enfrentan una realidad cada vez más complicada. ¿Cómo le damos vuelta a este escenario? Aquí vamos con unos datos claves.

Lo primero que debemos hacer es, de una vez por todas, entrar en economía de guerra; esto se basa en las 3R’s de la adaptación económica: reducir gastos no vitales, reordenar los usos y costumbres de los recursos que tenemos y reorientar nuestros esfuerzos cien por ciento al ahorro, hoy por lo menos para mí sí es plenamente incierto hasta cuando seguiremos limitados a nivel de producción y generación de negocios.

En segundo lugar, sea cual sea el negocio en el que se encuentren, debemos digitalizarnos. El comercio por internet es hoy una necesidad y no dejará de serlo, hemos acelerado el proceso de consumo por redes sociales y aplicativos y es algo que, así mañana se levanten totalmente las condiciones de confinamiento, igual continuará creciendo; ya es parte del hábito de los clientes, no vivamos a espaldas de la tecnología, encontremos la manera de hacerla nuestra mejor herramienta.

Finalmente, es momento de diversificar y asociarse; debemos encontrar más de un canal de ingresos, es vital encontrar un camino adicional al que ya tenemos y, por otro lado, busquemos crecer en conjunto, el equipo es clave no sólo por temas productivos, sino hasta apoyo moral, los socios son un soporte clave en estas batallas.

Creo que está claro que todo esto sólo tiene cabida y sentido si vivimos en un país con un gobierno que claramente apoye el desarrollo empresarial y de seguridad a todos los empresarios e inversionistas, ¿no?… sólo digo para que no se nos olvide. Una excelente semana para todos.