Aaron Salomón

Aaron Salomón

SIN ANESTESIA

Acerca de Aaron Salomón:





Confianza sí, pero sin exigencias autoritarias

El Pleno del Congreso de la República aprobó -con 77 votos a favor, 44 en contra y 3 abstenciones- la cuestión de confianza planteada por el Gobierno del presidente Martín Vizcarra para el debate y aprobación de seis iniciativas, incluidas algunas que requieren cambios en la Constitución, acerca de la reforma política.

Esta decisión era de esperarse -tal como adelantó este diario ayer- porque el premier Salvador del Solar retrocedió y, durante su presentación en el Pleno, aclaró que en ningún momento se exigía plazos para la ratificación de las propuestas palaciegas. Es más, dijo que la legislatura podría ampliarse hasta el 26 de julio, con lo que el Parlamento tendría hasta 100 días -y no solo 15- para discutir los proyectos. Al parecer, en Palacio se dieron cuenta de que los dictadores terminan en la Diroes.

Una vez ratificado el recurso del Ejecutivo, hay que poner los puntos sobre las íes. El Gobierno de Vizcarra no puede -¡de ninguna manera!- interpretar a posteriori que la confianza ha sido rechazada si es que la representación nacional modifica la esencia de sus propuestas o no los aprueba en esta legislatura. ¡Eso es inconstitucional!

Ya el titular del Tribunal Constitucional, Ernesto Blume, ha sido claro en manifestar que el jefe de Estado “no está habilitado constitucionalmente para imponer al Poder Legislativo la aprobación del contenido o alcances de una ley de reforma constitucional”.

Ello; sin embargo, no significa tampoco que la Comisión de Constitución tiene carta libre para desdeñar las iniciativas: todo lo contrario, al grupo liderado por Rosa Bartra le corresponde seguir citando a reconocidos abogados constitucionalistas para revisar la reforma política. Incluso, a mi juicio, tendrían que añadir en el paquete palaciego el voto voluntario, que tanto beneficio traería en futuras elecciones.

Es tiempo de que los parlamentarios arrecien y no dejen que grupos de “notables” de escritorio usurpen sus funciones, así como penosamente ocurrió el año pasado con la reforma judicial, cuyo nefasto resultado fue un Congreso sin reelección y sin bicameralidad, y una Junta Nacional de Justicia que no sabe cómo conformarse.

Aún queda bastante por debatir. Por ejemplo, es tan paradójica la propuesta para que las listas parlamentarias tengan alternancia y paridad de género que un partido feminista no podría presentar solo postulantes mujeres. Además, pese a la insistencia del Gobierno, la inmunidad parlamentaria no puede estar en manos de una entidad tan ideologizada -en nuestro país- como el Poder Judicial. ¿Se imaginan qué hubiera pasado en tiempos de Alberto Fujimori si el PJ hubiera tenido la potestad de levantarle el fuero a los congresistas?

Lo que resulta evidente es que los perdedores de la jornada fueron los rojos y caviares, quienes reclamaban nuevas elecciones generales y una Asamblea Constituyente para eliminar el sistema económico de libre mercado. No sé qué tanto esperan estos para irse a vivir a Venezuela.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Nueva ley de partidos permite inscripción del Movadef, advierte Francisco Diez Canseco

Nueva ley de partidos permite inscripción del Movadef, advierte Francisco Diez Canseco