Dos más dos es igual a cuatro

Dos más dos es igual a cuatro
  • Fecha Miércoles 5 de Febrero del 2020
  • Fecha 2:50 am

La casa de María Teresa García, editora de la sección Política de EXPRESO, fue allanada el miércoles pasado por más de 40 policías, como si la mujer de prensa se tratase del ‘Chapo’ Guzmán o algún otro peligrosísimo delincuente. El fiscal Víctor Novella argumentó ante el Poder Judicial que era perentorio irrumpir en la vivienda, puesto que necesitaba (?) las imágenes de las cámaras de seguridad de García, ¡que vive con su madre enferma de 88 años!, para identificar a unos carteristas que cometieron sus fechorías cerca del predio. Es decir, se movilizaron a más de 40 agentes policiales para conseguir un videíto que tranquilamente se pudo alcanzar si un efectivo le tocaba la puerta a la periodista. Es más, al frente del lugar del robo hay una cámara de la Municipalidad del Callao de 360 grados. La Policía Nacional, a través de un comunicado, ha dicho que la cantidad de agentes era proporcional a la peligrosidad de la zona del allanamiento, pese a que no estamos hablando siquiera de ‘Los Barracones’. En tanto, Novella señaló que no sabía que la casa allanada le pertenecía a una periodista. Todo muy extraño, o tal vez no. Veamos.

Primero. El 30 de septiembre de 2019, el día en que el presidente Martín Vizcarra asestó un golpe de Estado al cerrar de manera “fáctica” el Congreso de la República, el sitio web del diario EXPRESO recibió un feroz ataque cibernético que lo dejó inoperativo durante varias horas. Así, no se pudo informar en tiempo real acerca de que Vizcarra había quebrado la Constitución, sino hasta el día siguiente en la edición papel cuando todo ya se había consumado.

Segundo. En una reciente entrevista con EXPRESO, el periodista Beto Ortiz sostuvo que, una vez que deje la Presidencia, Martín Vizcarra iría indefectiblemente a la cárcel. Motivos sobrarían. Es sabido, por ejemplo, que Vizcarra tiene que responder por el irregular pago de más de 41 millones de soles a la empresa ICCGSA, del ‘Club de la Construcción’, en su último día como gobernador regional de Moquegua. También el hoy jefe de Estado deberá, ya sin la banda presidencial como chaleco antibalas, dar la cara por la firma de la adenda del Aeropuerto de Chinchero, y por los servicios que prestó su compañía (CyM Vizcarra) al consorcio liderado por la corrupta Odebrecht para la construcción de la Carretera Interoceánica. Las agudas declaraciones de Ortiz fueron publicadas en la edición nacional de EXPRESO el martes pasado y, al día siguiente, se dio el allanamiento a la vivienda de García. ¿Coincidencia?

Están pasando cosas raras en el país. ¿Por qué la lideresa de la oposición, Keiko Fujimori, ha vuelto a prisión preventiva si recientemente el Tribunal Constitucional la excarceló por el mismo caso? ¿Por qué el TC declaró constitucional el golpe de Estado de Vizcarra sin explicar qué es esto de “denegación fáctica” de la cuestión de confianza? ¿Por qué Vizcarra elige “a dedo” a un procurador general que será el único que podrá denunciarlo y ya no los demás procuradores? ¿Por qué se siguen usando llamadas inocuas con César Hinostroza para destruir a funcionarios que no son caviares?
Dos más dos es igual a cuatro, señores.



Top
Minsa aumenta a 61 el número de muertos por coronavirus en el Perú

Minsa aumenta a 61 el número de muertos por coronavirus en el Perú