Aaron Salomón

Aaron Salomón

SIN ANESTESIA

Acerca de Aaron Salomón:





¡Este Congreso no es obstruccionista!

Vamos a conceder -como sostiene la prensa oficialista- que, en tiempos de Pedro Pablo Kuczynski como presidente, el Parlamento sí entorpeció las labores del Ejecutivo al censurar a Jaime Saavedra, rechazarle la confianza a Alfredo Thorne y negarle también la confianza que interpuso el gabinete liderado por Fernando Zavala para intentar salvar a Marilú Martens. (Y eso que el mismo Thorne le admitió a Butters que el Congreso, de mayoría fujimorista, no bloqueó labor alguna, sino todo lo contrario).

Expuesto lo anterior, que Martín Vizcarra espete que el Parlamento es obstruccionista con su Gobierno es un total disparate: le ha aprobado el presupuesto, el pedido de facultades legislativas y hasta la mayoría de sus proyectos de reforma política-judicial.

Es más, este Congreso, al que Vizcarra golpea como saco de box cada vez que cae en las encuestas, se ha autocercenado admitiendo la no reelección de parlamentarios. El Congreso “fujiaprista” es el lorna del salón; el jefe de Estado, el buleador.

¿Acaso el Legislativo va a censurar al ministro de Justicia Vicente Zeballos por el acuerdo vendepatria suscrito con la corrupta constructora Odebrecht?

¿Acaso va siquiera a interpelar a la ministra de Salud Zulema Tomás por la terrible muerte de 1,200 bebés (¡seguimos siendo una republiqueta a dos años del Bicentenario de la Independencia!)?

¿Acaso va a promover la vacancia del Presidente por pactar bajo la mesa con radicales antimineros para tirarse abajo el permiso legal del proyecto minero ‘Tía María’?

Si no hay obstruccionismo, entonces, ¿por qué el mandatario hace creer a la calle -azuzada por las portátiles que gritan por el cierre del Congreso- que estamos frente a una crisis Ejecutivo-Legislativo sin solución a la vista más que el adelanto de elecciones generales al 2020? Reitero: Martín Vizcarra pretende dar una fuga hacia adelante entre olor a multitud porque cada día que pasa se hace más evidente su incompetencia para gobernar. ¡Hasta ha inaugurado una “carretera” sin asfaltar!

Pero mucho ojo que aquí ya no solo hablamos de incapacidad, ya que, en los últimos días, la adenda perniciosa del aeropuerto de Chinchero (¡que iba a generar un perjuicio de más de 40 millones de dólares al Estado!) ha salpicado de nuevo a Vizcarra, quien huyó, tras renunciar al MTC, a Canadá por este escándalo.

La fiscal Zoila Sueno, a diferencia de Pablo Sánchez y Domingo Pérez que blindaron al ex gobernador moqueguano, ha reportado a la fiscal de la Nación, Zoraida Ávalos, que hay elementos suficientes para reabrirle investigación por colusión agravada y negociación incompatible. ¿Demostrará Ávalos que no corre cremolada por sus venas, como bien ha escrito el editor de Correo?

Es absurdo que a Fiorella Molinelli se le abra una indagación preparatoria y se requieran medidas restrictivas en su contra, cuando ella firmó la adenda del terminal aéreo cusqueño por orden expresa del hoy presidente que, paradójicamente, enarbola la bandera de la lucha contra la corrupción y ha resultado ileso por este caso.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
“Moqueguanos” pierden poder en el Ejército

“Moqueguanos” pierden poder en el Ejército