Aaron Salomón

Aaron Salomón

SIN ANESTESIA

Acerca de Aaron Salomón:

Periodista.



Incendio en tienda morada

Ni los organizados troles gobiernistas podrán salvar a Daniel Mora y Julio Guzmán, fundadores del Partido Morado (PM), de su tragedia.

Mora, quien pretendía decirle a las universidades cómo educar, resultó un desgraciado pegalón: le rompió la nariz y pateó en el suelo a su esposa Lilia Jaureguy. Cuando se conoció la tremenda denuncia de la señora, el exministro dijo, en un primer momento, que se trataba de un “asunto familiar” y hasta fustigó el “aprovechamiento político” que se le estaba dando a la situación. Finalmente, tras el merecido reproche mediático, renunció a su candidatura congresal (puro humo porque aún no acude al JEE de Lima Centro a dimitir formalmente) y al PM, no sin antes mandarle su chiquita a Guzmán tildándolo de desleal (¿sabía, acaso, el ex candidato presidencial de esta acusación en contra de su otrora mano derecha y se quedó calladito?). Daniel Mora, incluso, tuvo el cuajo de inventar un mensaje en Facebook supuestamente de su víctima, en donde esta defendía al agresor. Sin embargo, el último domingo la señora Jaureguy, harta de tanta mentira, ratificó la denuncia contra su esposo y contó la desidia del Ministerio de la Mujer, a cargo de la lenguaraz Gloria Montenegro. Por casos como este es que considero que no debería existir tal cartera.

Julio Guzmán, en tanto, apareció -en imágenes difundidas por ‘Panorama’- huyendo de un incendio en un departamento miraflorino, donde antes había estado con su amante Liliana Acurio. La vida privada del todavía líder del PM no es el tema aquí, sino su cobardía para huir como roedor del edificio, poniendo en riesgo la vida de su compañera y la de los vecinos. La defensa que esbozó Guzmán, ante las incisivas -como corresponde- preguntas de Augusto Thorndike, no se la cree nadie, salvo, por supuesto, los caviares De Belaunde y Olivares, quienes han salido con un tenedor a justificar al mantenido confeso. Guzmán dijo que salió raudo del predio porque estaba buscando a sus agentes de seguridad y que no regresó porque todo estaba controlado. Sí, Juan.

Estamos siendo testigos del desmoronamiento de dos falsos valores, que se jactaban de ser prístinos a diferencia de los políticos “dinosaurios”. Lo cierto, no obstante, es que el Partido Morado es un nido de pegalones y cobardes, y mucho que le encanta mamar la teta del Estado. Dime de qué presumes y te diré de qué careces… Este refrán dibuja perfecto a los caviares moralistas.



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Vizcarra sobre eliminación de inmunidad: Congresistas tienen que seguir compromisos que asumieron en campaña

Vizcarra sobre eliminación de inmunidad: Congresistas tienen que seguir compromisos que asumieron en campaña