Aaron Salomón

Aaron Salomón

SIN ANESTESIA

Acerca de Aaron Salomón:





Más albertistas que los fujimoristas

Los rojos y caviares resultaron más albertistas que los propios fujimoristas, y ahora reclaman el cierre del Congreso con la excusa ya conocida de que es el clamor popular (más del 80 % de peruanos estuvo también a favor del golpe de Estado de Alberto Fujimori). Son francamente penosas las portadas de algunos medios que exigen hace varios días la disolución del Parlamento ‒lindando con lo delictivo‒ porque no les gusta su composición. ¿Acaso no fue esta misma calle la que eligió democráticamente a los actuales legisladores?

En medio de este bullicio, el presidente de la República, Martín Vizcarra, después de anunciar en su Mensaje a la Nación por Fiestas Patrias promesas y más promesas para el 2021, decidió patear el tablero y notificó que presentaría un proyecto de reforma constitucional para adelantar las elecciones generales al 2020. “Nos vamos todos”, exclamó el mandatario entre pifias. Ojo: era la única carta que podía jugar porque si cerraba el Congreso, iba a terminar preso, ya que no existe eso de la cuestión de confianza diferida.

Aquí hay dos lecturas. 1) Vizcarra se sabe un incapaz y busca tirarse del barco antes de que este se hunda e irse en olor a multitud: la economía está estancada (los dos últimos meses no llegamos ni al 1 % de crecimiento) y los conflictos sociales por proyectos mineros son pan de cada día. Sobre esto último, el dignatario ya demostró su total incompetencia al arrodillarse ante el gobernador arequipeño Elmer Cáceres Llica, quien le dijo que si corría sangre por ‘Tía María’ sería por su culpa. 2) Vizcarra intenta enquistarse en el poder al terminar de destruir a la representación nacional. Un eventual referéndum incluiría dos preguntas: una acerca de recortar el mandato presidencial y otra el congresal. Tras desplegar toda la maquinaria mediática, ya sabemos que el “glorioso” pueblo peruano le diría ‘no’ a la primera alternativa y ‘sí’ a la segunda. Y así empezaría su gobierno plebiscitario.

En ambos casos, así el premier Salvador del Solar jure que es un acto de desprendimiento y amor por el país, se trata meramente de intereses personales. Al exgobernador moqueguano poco le importó provocar el caos (la bolsa ha empezado a caer) al promover un adelanto de elecciones. Demostró, además, que no le interesan para nada sus proyectos de reforma política, pues estos no se aplicarían para unos eventuales comicios en el 2020.

La vicepresidenta y congresista oficialista, Mercedes Aráoz, ha declarado que buscará convencer a Martín Vizcarra de que se quede hasta el 2021 para evitar que el Perú se descalabre. Más allá de sus buenas intenciones, que sí creo que las tiene, Aráoz no ejerce ningún tipo de influencia sobre Vizcarra; todo lo contrario, ni la toman en cuenta en las decisiones del Ejecutivo. Así las cosas, en aras de contrarrestar la incertidumbre, la pepekausa debe anunciar su renuncia y exhortar al mandatario a que haga lo mismo, con lo que Pedro Olaechea llamaría a elecciones.

Que se vayan todos, pues bien, pero que se vayan este año.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Odebrecht: fiscales apañan amnesia sobre coimas

Odebrecht: fiscales apañan amnesia sobre coimas