Listo, otorgada la “investidura” al nuevo gabinete por parte del Congreso con una abrumadora votación, no queda pretexto alguno para cumplir con los ofrecimientos dados al país tanto por el jefe del Estado Martín Vizcarra como por el presidente del Consejo de Ministros, general de División (r) Walter Martos, sobre todo en materia de Salud Pública que pasa por contener la propagación del Covid-19 y detener el alto número de decesos, lo cual se ha dicho se hará en alianza con las autoridades regionales y municipales, porque está claro para el actual premier que sin los gobiernos subnacionales no habrá estrategia exitosa.

En este tema la dupla Martos – Mazzetti promete, porque convergen lo pragmático, el orden y la disciplina con el conocimiento y experiencia en la gestión pública en el área de salud. Por ahora ambos ministros gozan de la confianza de la ciudadanía pero no pasará mucho tiempo en que se les exigirá resultados, ya que la paciencia y el grado de desesperación del ciudadano de a pie está cuasi agotada, sin perder de cuenta que nos aproximamos a un proceso electoral y no faltarán políticos que quieran ganar réditos personales atacando a la gestión saliente en su manejo de la crisis sanitaria.

A estas alturas luego de superada la crisis ministerial esperábamos mayor claridad en cuanto a la táctica o planificación para afrontar la pandemia en las actuales circunstancias, salvo el anuncio de que se ampliará la Operación “Tayta”, actividad multisectorial del Ejecutivo liderada por el sector Defensa que junto a las alcaldías, se instalan en determinados puntos del interior del país atendiendo masivamente a la población y recorriendo las casas de los lugareños para detectar positivos al coronavirus, dejarles medicinas y víveres; así como las medidas de ampliación de la cuarentena en varias regiones (cinco de las cuales nunca dejaron de estarlo, entre ellas Ica) y provincias del país y la inamovilidad total de los días domingos, acciones ya conocidas que no sabemos qué tan favorables resultaron a la causa.

Es claro que le resulta difícil al Gobierno dar cuenta de una “estrategia” como tal, para contener la pandemia, todo parece indicar que solo ganan tiempo hasta que se encuentre la vacuna o la cura, o se entregue la posta a la próxima gestión en el 2021, en fin, ya el tiempo lo dirá; por lo pronto el hecho de que el actual presidente del Consejo de Ministros haya enfocado su discurso y compromiso ante el Pleno del Congreso en el tema de salud pública, ya es ganancia.