Ante la pandemia del Covid-19 el gobierno peruano tiene como objetivo buscar garantizar la cobertura de por lo menos 70% de la población con la vacuna contra el coronavirus. Según las recomendaciones de la OMS y OPS, la vacunación se debe llevar en tres fases, la primera donde se aplicarían a los trabajadores del sector salud, policías, transportistas; la segunda para las personas de mayor riesgo de morbilidad y mortalidad; y la tercera buscará generar la inmunidad de rebaño.

Estamos hablando de vacunas para 20 millones de personas, por eso es clave que el acceso a las vacunas contra la Covid-19, no solo dependa de la gestión del Estado para conseguirlas. Existen compañías que tienen mucha experiencia para conseguir las vacunas, sin embargo, el tema regulatorio tiene muchas barreras que no permiten la importación inmediata. Es importante que el Estado dé las facilidades regulatorias para permitir la colaboración de la empresa privada en este proceso. Si bien la vacuna debe ser entregada gratuitamente a todos los peruanos, hay gente que tiene la posibilidad de pagar por una vacuna y colocársela.

Por eso le solicito a la ministra de Salud Pilar Mazzetti y al presidente Martín Vizcarra permitan el acceso y den facilidades regulatorias a las droguerías para traer la vacuna contra el Covid-19 cuando esté disponible. Recordemos que esto probablemente será durante todo el próximo año, y las vacunas no llegarán al mismo tiempo. Por tanto, una vez más permitir a las empresas privadas utilizar todos sus recursos para importar y utilizar su cadena logística de almacenamiento y distribución será fundamental para conseguir el éxito esperado.

En ese sentido no quiero dejar de tocar un tema que tiene que ver con el acceso no a la vacuna sino a la información. Hace una semana escribí un artículo donde se me ha cuestionado la información que había colocado a través de una Carta Notarial, la carta ya fue contestada notarialmente. Sin embargo, es importante añadir y precisar que toda persona tiene derecho a acceder a la información de las instituciones del Estado según el principio de transparencia y el Texto Único Ordenado de la Ley N°27806.

Por eso mis columnas se basan en información pública y los datos pueden ser corroborados por cualquier ciudadano que lo desee y son perfectamente contrastables y verificables. Mis columnas tratan de advertir al Estado de fallas en los sistemas y regulaciones, para que peruanos reciban un trato justo e igualitario.

Para terminar, no puedo dejar de agradecer por todos los mensajes de médicos, enfermeras y trabajadores de EsSalud y Ministerio de Salud (Minsa) que me incentivan para seguir haciendo posible que siga escribiendo estas columnas. Nunca olvidemos que acceso es libertad.

@sandrostapleton