Cuando comenzamos a denunciar el plan de imposición del Nuevo Orden Mundial, tuvimos que soportar comentarios sobre haber caído en la “teoría de la conspiración”, un cliché inventado por la inteligencia gris del aparato de comunicaciones del NOM para ridiculizar a los pocos que habíamos investigado el contexto internacional de lo que pasaba en nuestras naciones.

Compilar datos, que es una tarea básica de la investigación, nos permitió encontrar pruebas fehacientes de que se venía ejecutando un plan de colonización de las naciones bajo un sistema de poder mundial que iba encaminándose a la imposición de una dictadura ejercida por la ONU y sus organismos especializados, con la banca mundial, como instrumentos de la élite globalista que engañó al mundo con que el “sistema globalista” era la salida a la pobreza y subdesarrollo en el mundo.

Entre las pruebas encontradas, que nos ha motivado a escribir un libro que presentaremos en breve, descubrimos que sin el menor escrúpulo nuestros gobiernos han venido firmando además de disposiciones legales, acuerdos, convenios, y compromisos internacionales para someter al Perú al NOM.

El Acuerdo Regional sobre el Acceso a la Información, la participación Pública y el Acceso a la Justicia en Asuntos Ambientales en América Latina y el Caribe, llamado el Acuerdo de Escazú por haberse firmado en esa ciudad, ha suscitado una protesta nacional muy justificada, porque lo que se pretende es someter a jueces extranjeros la solución de controversias sobre asuntos ambientales y somete al Estado a la vigilancia de un ente extranjero, al cual le tiene que elevar informes periódicos, un instrumento más de la dictadura mundial que quiebra la soberanía del Perú sobre su territorio.

Este acuerdo sólo se suma a los ya firmados por este gobierno y los anteriores para someter al Perú a la dictadura del gobierno mundial, entre ellos, los suscritos con la OCDE, bajo cuyos mandatos se viene manejando nuestra economía, educación y asuntos laborales en función a los intereses de la élite globalista, los acuerdos de la OEA para someter a los peruanos a un Registro Civil Universal y a un Registro Tributario y Bancario Universal, entre otros.
Salir del sistema globalista es la única solución para emprender un verdadero desarrollo en bien de todos los peruanos y la vía de salida a la perversa crisis fabricada por éste para terminar de dominar nuestra nación.