Según resultados de la Encuesta Nacional de Hogares (ENAHO) 2019 del INEI, el 22.3% de la población del país, es decir más de 7.2 millones de peruanos, no tiene ningún tipo de seguro de salud, lo que evidencia la existencia de una enorme brecha en el acceso a los sistemas de salud. Según ciclos de vida, la población joven entre 18 y 29 años de edad es la más desprotegida (35.7% no tiene acceso a un seguro de salud); le siguen los que tienen entre 30 a 44 años (25.9% sin protección sanitaria); y los adultos de 45 a 59 años de edad (24.4% sin seguro).
El 16.8% de la población en situación de pobreza no tiene seguro de salud; comparado con los no pobres, este porcentaje es menor a lo observado por los no pobres (23.7%). En teoría, los pobres acceden en mayor proporción al Seguro Integral de Salud (SIS), que fue creada con el objetivo de brindar seguro en salud a la población vulnerable que, por efecto de límites económicos y geográficos, entre otros, ve lejana la posibilidad de su acceso a los servicios de salud. Sin embargo, el aparente “acceso” se da sólo en el papel porque en la mayoría de casos la atención es nula, debido a la deficitaria infraestructura, falta de personal calificado y desabastecimiento de insumos y medicinas.
Es por ello vital el fortalecimiento del SIS, pues debería constituir una de las políticas más importantes de lucha contra la pobreza, que debe buscar el aseguramiento público de la población más vulnerable por ser la que presenta los mayores índices de enfermedad y mortalidad, así como por ser la que menos acceso tiene a los servicios de salud.
Del total de personas sin seguro de salud, el 37% padece de enfermedades o malestares crónicos y el 63% no tiene problemas de salud de manera crónica. Esta proporción se eleva a 43.5% en el caso de las mujeres y en 31.5% en los hombres.
El grupo de edad más vulnerable son los adultos mayores. De la población de este grupo etario de los que no tienen seguro de salud el 71.6% presenta problemas de salud de manera permanente, siendo más elevada en el caso de las mujeres con 78.7%, en tanto en los hombres es de 64.6%.
Según condición de pobreza, entre los pobres sin seguro de salud y que presentan problemas de salud de manera permanente, el 27.1% no tiene ningún tipo de seguro de salud; en el caso de los no pobres es el 38.8%.
¿Qué plantean los candidatos presidenciales para ampliar la cobertura de los seguros de salud y, fundamentalmente, mejorar las condiciones de atención sanitaria que abarca no sólo la construcción de infraestructura (postas, centros de salud, hospitales) y equipamiento, sino la gestión del recurso humano y de los servicios oportunos a la población?