Por Roberto Rendón Vásquez

En procesos electorales el voto es obligatorio para los ciudadanos mayores de 18 años. Para los mayores de 70 años el voto en facultativo.
El Jurado Nacional de Elecciones (JNE) es la obligada a la fiscalización del proceso electoral y la Junta Nacional de Procesos Electorales (ONPE) constitucionalmente debe organizar el proceso y su ejecución. Ésta debe proyectar, organizar, prever y resolver como se realice el proceso. Dentro de sus previsiones debe considerar –por experiencia de anteriores elecciones – que los miembros de mesas electorales, por carencia de civilidad y responsabilidad, en muchos casos no suelen cumplir sus obligaciones: llegan tarde o no concurren y tienen que ser reemplazados por el primer votante que se apersone a la mesa de sufragio. Generalmente los primeros no lo hacen y esperan que “alguien” asuma esa responsabilidad cívica. Esto determina que el acto de votación no se inicie a la hora proyectada y anunciada.
No obstante, el conocer esa experiencia y creyendo considerar la Pandemia –covid-19– para estas elecciones (11 de abril) proyectaron: a) el voto escalonado y b) el horario “exclusivo” de siete a nueve de la mañana para los adultos mayores, mujeres embarazadas y personas con discapacidad. La ONPE supuso que “previno” el peligro para los ciudadanos de la tercera edad.
En la mañana de hoy, domingo 11 de abril, los ancianos comenzaron a formar las colas en los locales de votación desde las seis de la mañana. A las siete había cientos formando cola. Pero ¡oh sorpresa!, dio las 7 y no abrían las puertas del local para el sufragio. Tampoco a las ocho de la mañana. Llegó las nueve y dejaron ingresar a los ancianos de la cola para “que vayan a formar otra cola” frente a sus mesas de sufragio. Siendo más de las nueve de la mañana en algunas mesas había uno o dos miembros de mesa, pero como faltaba el tercero no se empezaba la votación. Mientras tanto crecían las colas.
Los ciudadanos mayores se preguntaban ¿para qué se nos ha hecho madrugar si son cerca de las diez de la mañana y faltan completar los miembros de muchas mesas de sufragio? ¿Esa en la forma en que nos consideran a quienes a pesar de nuestra edad cumplimos legal y moralmente con nuestra obligación ciudadana?
Se ha considerado que la ONPE ha demostrado incapacidad para proyectar, organizar, prever y resolver problemas previsibles para el acto del sufragio.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter Instagram.