Luego del respaldo empresarial al gobierno a nombre de “la estabilidad política, social y económica del país”, que lo entiendo entre el temor a que la situación hubiese podido empeorar y la satisfacción de los grandes beneficiarios de recibir casi la totalidad del préstamo de 30 mil millones de soles del Plan de Reactiva Perú I, ahora compete el momento de la responsabilidad y empezar a leer con mucha rigurosidad la opinión del Consejo Fiscal (CF), basada en su informe 008-2020-CF, que es más que preocupante.

El informe en mención se ha hecho analizando el Marco Macroeconómico Multianual (MMM) 2021-2024 elaborado por el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), presentado a raíz del Presupuesto General de la República (PGR) para el 2021, del que ya me he referido anteriormente expresando mi preocupación por la elevación del nivel de endeudamiento y la reducción de ingresos.

El CF llama la atención por el estado de vulnerabilidad de las finanzas públicas, resaltando la poca consistencia en los pronósticos futuros de déficit fiscal, elevado gasto y endeudamiento.

El manejo de estas tres variables debería llamar a preocupación al sector empresarial, porque influyen en tres aspectos que le conciernen: poco margen para ir aminorando el déficit de infraestructura que lo afecta en la logística, la alta probabilidad de encarecimiento del crédito por declasificación en el riesgo país y cuando las cuentas no sean posibles de equilibrar, habrá la predisposición del gobierno, sea cual fuese en los próximos años, a incrementar o crear nuevos impuestos.

El CF sostiene que el nivel de gasto no financiero que estará en el orden del 22% del PBI, requiere tener ingresos como en el mejor momento del auge de las exportaciones, es decir 22.2 % del PBI, mientras que la proyección del MEF en el MMM, señala que se prevé ingresos del orden de 19.8% del PBI. Descalce significativo que tendrá que ajustarse por el gasto: consultorías y publicidad en medios, deberían ir pensando por donde consiguen ingresos fuera del PGR.

Si no se exige la enmienda de rumbo, vamos camino a seguir empeorando la situación que en 6 meses se ha llevado por delante el esfuerzo de 30 años. Gremios y ciudadanos tenemos el deber de participar en esta exigencia.