Alejandro Tudela Chopitea

Alejandro Tudela Chopitea

EL TONEL DE DIÓGENES

Acerca de Alejandro Tudela Chopitea:

...





A la cana

Por diferencia de unos días, mientras el expresidente PPK ha terminado en el edificio de la Prefectura donde cumple detención preliminar por un mandato judicial arbitrario, poco después una Sala de la Corte Suprema de Justicia ha expedido ejecutoria en la que decide el criterio para dictar prisión preventiva que, de haberla conocido el cuestionable magistrado carcelero, jamás se habría atrevido a hacer lo que hizo. A esto hay que agregar que otra Sala, esta vez de la Audiencia Nacional de España, ha revocado la detención provisoria que cumplía el reo Hinostroza hasta que expida el fallo en el pedido de extradición que pesa sobre el presunto delincuencial “hermanito”, alegando que ha “disminuido” su riesgo de fuga.

En los inicios del macro caso brasileño y transfronterizo “Lava Jato”, Sergio Moro, por entonces juez federal del Brasil, declaró sobre la utilidad de la prisión preventiva –especialmente para encausar organizaciones criminales– pero advertía que esta medida de coerción extrema sólo debía imponerse por motivos fundados y dentro de un debido proceso. Lo mismo determinó hace algún tiempo la jurisprudencia del TC. Empero, está visto que en el Perú los fiscales y juzgadores inferiores se zurran en esto y juegan con la libertad de los investigados.

Lo ocurrido con PPK es abusivo y aberrante y ojalá ya lo haya fulminado la Sala Superior. El auto de detención apelada resulta una retahíla de suposiciones sin debida motivación y sin demostrar en forma alguna la posibilidad de fuga, por lo que no se ajusta a lo dispuesto por el artículo 261 del Código Procesal Penal. PPK jamás debió ser detenido así y, creemos, que tampoco aplicaría en estas condiciones una prisión preventiva en su contra. La reciente ejecutoria suprema referida, esperamos que ponga orden definitivo en esta materia que daña al sistema de justicia peruano, aunque será casi papel mojado si sigue este peligroso espíritu canero. Y, por más que cueste aceptarlo, España, país más garantista que el nuestro, ha puesto provisionalmente en la calle y sujeto a restricciones al prófugo “hermanito” y apostamos 10 a 1 que allá no se vuelve a fugar. Ahora, lo importante es que lo extraditen para procesarlo como se debe.

Lo cierto es que en el Perú hay que apresar a los que lo merecen observando el debido proceso. No podemos seguir privando, al caballazo, de la libertad individual como viene ocurriendo. ¡Amén!





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Keiko Fujimori permanece internada en clínica por problemas cardiacos

Keiko Fujimori permanece internada en clínica por problemas cardiacos