Alejandro Tudela Chopitea

Alejandro Tudela Chopitea

EL TONEL DE DIÓGENES

Acerca de Alejandro Tudela Chopitea:

...





Desafuero tardío

El caso del excongresista Donayre –y todavía prófugo al pergeñar estos renglones– encierra una bochornosa paradoja. Contra viento y marea el grupo mayoritario del Congreso obstruyó el levantamiento de su inmunidad requerida por la Corte Suprema para que cumpla la condena impuesta y cuando al final el Pleno aprobó desaforarlo el vacado parlamentario se hizo humo. Esa clase de inmunidad ha dado paso a la impunidad –por ahora– y con ribetes vergonzosos al tratarse de un ex Comandante General del Ejército que deshonra a la FF.AA.

Más allá de buscar responsabilidades, este y varios otros casos evidencian la necesidad de reformar la Constitución y, por supuesto, el Reglamento del Congreso que se presta a todo tipo de connivencias políticas, ya que el origen de estas barbaridades radica en el artículo 93 de la Carta Magna.

Dicha norma prohíbe que los padres de la patria puedan ser procesados o presos desde que son elegidos sin previa autorización del Congreso o de la Comisión Permanente. El Reglamento congresal que desarrolla esta inmunidad establece un enrevesado procedimiento que si bien declara que este privilegio no se aplica para delitos comunes cometidos antes de la elección, igual opera el otoronguismo, y aunque dispone que únicamente se verificará para que proceda el levantamiento del fuero que no exista motivación política o discriminatoria en la decisión judicial, se las ingenian para denegar el requerimiento alegando cualquier leguleyada.

La jurisprudencia del TC determina que este aforamiento sólo es legítimo para proteger al legislador de procesos penales o arrestos por razones políticas. Por lo demás, esto es lógica consecuencia del principio constitucional de separación de poderes, por lo que desacatar un mandato judicial por otro motivo viola este principio y la autonomía del Poder Judicial.

En esta línea –que es hoy tendencia en los Estados democráticos–, la inmunidad parlamentaria debiera existir exclusivamente para los delitos comunes perpetrados desde la elección y hasta el vencimiento del periodo legislativo y el privilegio de marras se levanta ipso facto por el Pleno verificado que no haya motivación política. Fuera de ello, el Poder Legislativo, a requerimiento de la Suprema Judicatura, pone de inmediato al congresista a su disposición para que sea procesado o detenido y punto final al otorongo no come otorongo. ¡Amén!





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Keiko Fujimori permanece internada en clínica por problemas cardiacos

Keiko Fujimori permanece internada en clínica por problemas cardiacos