Alejandro Tudela Chopitea

Alejandro Tudela Chopitea

EL TONEL DE DIÓGENES

Acerca de Alejandro Tudela Chopitea:

...





Estado de emergencia

Todos los años es lo mismo –o casi–, ya que la temporada de lluvias durante el primer trimestre de cada año puede ser más o menos destructiva, pero, difícilmente, dejarán de ser desastres naturales donde la mano del hombre –antrópico le dicen– contribuye a la catástrofe. Sin embargo, viendo ahora las terribles consecuencias de los huaicos y las inundaciones en el sur –y faltan todavía las del castigado norte–, uno se pregunta si el Estado hace lo suficiente o si estamos condenados, al igual que Sísifo, a sufrir inexorablemente el suplicio.

Cambiar el curso de la naturaleza es imposible –vaya perogrullada–, pero sí es posible e indispensable no empeorarlo ya que los efectos del cambio climático que soporta el planeta –y el Perú en primera línea– son una verdad como que la Tierra es redonda (¿o no?). Entonces, para enfrentar o mitigar estas calamidades la única receta –y remedio–, es la PREVENCIÓN y esta debe constituir una política pública multisectorial que comprometa a todos los niveles de gobierno y a la población en general.

Existe el Sistema Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres (Sinagerd), con el Indeci a la cabeza de la defensa civil, pero esta organización estatal, a pesar de su función y esfuerzos, no tiene hasta hoy la prioridad debida ni moviliza los recursos necesarios para hacer frente a una emergencia. Siempre nos ha llamado la atención que en los presupuestos anuales de la República se apruebe dentro de la reserva de contingencia que administra el MEF, una partida de S/ 50 MM a favor del Indeci para casos de desastres naturales. Para un país que experimenta estos azotes –sin olvidar sismos y terremotos– el monto resulta ridículo.

No es nuestra intención desconocer los esfuerzos del aparato estatal ante la crisis. Sin embargo, creemos que, por lo menos, el Sinagerd con Indeci deben retornar al sector de la Presidencia del Consejo de Ministros y asignarles la máxima prioridad y recursos bajo los controles correspondientes. Y, si no es mucho pedir, por qué no convertir esta organización en una agencia autónoma al estilo de la FAME (Agencia Federal de Gestión de Emergencias) de EE.UU. que resulta bastante más eficaz. ¡Amén!

 





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Aprobación de adenda de Chinchero fue competencia exclusiva de Vizcarra, dice abogado de Molinelli

Aprobación de adenda de Chinchero fue competencia exclusiva de Vizcarra, dice abogado de Molinelli