Alejandro Tudela Chopitea

Alejandro Tudela Chopitea

EL TONEL DE DIÓGENES

Acerca de Alejandro Tudela Chopitea:

...





Inseguridad jurídica

El bolondrón originado por el Proyecto “Tía María”, más allá del controvertido cartel y responsabilidad que le cabe a la empresa minera, es la gota que colma el vaso de la incapacidad gubernamental para manejar y resolver los conflictos sociales. Evidencia ya había de que se actuaba con los pies más que con la cabeza. Sin embargo, la virtual “negociación” efectuada al máximo nivel por el Ejecutivo y que se ha filtrado sospechosamente a través de un audio, no sólo demuestra hasta qué punto se ha devaluado el principio de autoridad, poniendo en jaque al propio Primer Mandatario sino que la seguridad jurídica indispensable en todo Estado queda a merced del que más amenaza y causa violencia y desorden público.

El proyecto de marras contaba con licencia de construcción, y ante la oposición encabezada por un cuasi sedicioso Gobernador Regional, el Gobierno y la empresa lanzaron la rama de olivo suspendiendo la ejecución de la obra hasta que ésta tuviese la licencia social de la población. De poco sirvió, y la muestra de debilidad terminó soliviantando a los radicales y vándalos y obligando al Presidente de la República a sentarse a la mesa para, prácticamente, someterse a la turbamulta. Ahora, la licencia de construcción está suspendida hasta la resolución que adopte el Consejo de Minería; empero, por lo escuchado en el audio –cuya autenticidad nadie niega por más sospechoso que sea su origen– parecen quedar pocas esperanzas de que “Tía María” no acabe como “Conga” y todo el Perú vuelva a perder.

La seguridad jurídica es fundamental para el presente y futuro de una Nación. Sin un ordenamiento cuyas normas sean ciertas y se garantice la previsibilidad o predictibilidad de su aplicación y cumplimiento, es imposible que un país crezca y se desarrolle y menos que goce de confianza y atraiga inversión extranjera. Un acto administrativo como la mentada licencia de construcción es susceptible de ser revisado por las vías jurídicas pero nunca bajo amenaza de la fuerza y mucho menos claudicando al más alto nivel del Supremo Gobierno.

La gestión del caso “Tía María” no ha podido ser peor, y aunque se pudiese salir más tarde del embrollo, la imagen presidencial ha quedado mellada y más de un Ministro deberá asumir la responsabilidad política por ello. ¡Amén!





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Domingo Pérez desiste de pedido de prisión preventiva para José Graña y Hernando Graña

Domingo Pérez desiste de pedido de prisión preventiva para José Graña y Hernando Graña