Alejandro Tudela Chopitea

Alejandro Tudela Chopitea

EL TONEL DE DIÓGENES

Acerca de Alejandro Tudela Chopitea:

...





Limpiando la paja

La interpelación congresal a que fue sometido el ministro de Justicia deja varias conclusiones.

Nadie discute que la interpelación es un procedimiento de control político válido a fin de determinar el acierto o la eventual responsabilidad política de una gestión ministerial. En este caso, quedó claro que los promotores de la moción se equivocaron de blanco ya que la competencia en la materia interpelada no era ejercida por el ministro sino por la Fiscalía y la Procuraduría ad hoc. La verdad, esta interpelación fue impertinente y, peor, inoportuna atendiendo a que el polémico Acuerdo de Colaboración Eficaz con la corrupta Odebrecht (OD) se encuentra ad portas de someterse a la aprobación del Poder Judicial. Por lo menos, habrá que agradecer que las bancadas –empezando por el alicaído grupo parlamentario fujimorista– hayan rechazado cualquier moción de censura contra el titular de Justicia.

Ahora, vamos al acuerdo de marras porque en el debate en el Pleno se han dicho barbaridades de todo calibre. Es falso que quienes apoyen la homologación judicial del mismo sean, necesariamente, secuaces de OD y los que se opongan sean, igualmente, una suerte de tapadera para que no se conozca toda la verdad y se favorezca la impunidad. El acuerdo citado no es del todo satisfactorio y debió negociarse mejor, pero es el que abrirá las puertas para acceder a los medios de prueba (v.g. declaraciones “delatorias”, documentos, etc.) que de otro modo jamás se obtendrán en el Perú por fuentes suficientes. Además, este acuerdo permitirá nuevos convenios conforme la investigación fiscal avance y establezca elementos de convicción sobre mayores responsabilidades en proyectos y obras públicas ejecutadas por OD.

Como se sabe, el acuerdo mencionado queda sujeto a la aprobación judicial y, en el supuesto que en su control por el juzgador éste considere que adolece de infracciones legales, resulte manifiestamente irrazonable o ineficaz, puede desaprobarlo mediante resolución motivada que es apelable. Pasada la cuestionable interpelación parlamentaria, toca al Poder Judicial decir la palabra que vale. Ojalá sea positiva y ahora sí cante obligatoriamente Barata (alias “cucaracha”), el tagarote de OD y los demás y se empiece a fumigar a tanto corrupto suelto por estos lares. ¡Amén!





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
PJ: Fiscalía debe actuar con celeridad ante casos de presos preventivos

PJ: Fiscalía debe actuar con celeridad ante casos de presos preventivos