Alejandro Tudela Chopitea

Alejandro Tudela Chopitea

EL TONEL DE DIÓGENES

Acerca de Alejandro Tudela Chopitea:

...





Mamanigate

Conforme pasaron las semanas desde la renuncia del Presidente PPK, una hipótesis diferente fue tomando cuerpo y ahora los avances de la investigación fiscal y periodística sumado a las gruesas contradicciones e inconsistencias del sórdido protagonista congresal arrojan suficientes indicios.

La trama de los Keiko-Mamani audio y videos no registraría –como se hizo creer-, un complot desde las altas esferas del gobierno de entonces para asegurar los votos que impidiesen el segundo intento de vacancia presidencial –que, irónicamente, hasta ese día no reunía la votación necesaria-, sino una celada urdida utilizando al tal congresista –y a uno más por lo menos- y cuyo anzuelo fue picado de la manera más torpe arrastrando al despeñadero político al Jefe de Estado y de cola a un incauto Ministro con buen prospecto pero pésimo olfato para oler la verdadera “nuez”. Nada de esto niega la posibilidad de que el Primer Mandatario, víctima de sus propios errores y responsabilidades y de una oposición parlamentaria cainita, hubiese podido caer de la cuerda, tarde o temprano, por otro motivo, ni tampoco que el “tempo” político hoy con el otrora Vicepresidente Vizcarra al frente del Ejecutivo anuncie un mejor presente y futuro para la Nación. Eso es cierto, pero que el affaire Mamani sería algo diferente a lo que se contó al principio también es otra verdad tamaño catedral que, confiamos, la Fiscalía terminará por probar y acusar penalmente.

A la fecha, esto es lo que se sabe: Los audio y el video inicialmente propalados estuvieron groseramente editados y lo que aparecía como un corrupto tráfico gubernamental resultó más una trampa por la que sus autores incitaron a sus interlocutores a aceptar lo que pedían a cambio de sus votos. Según Mamani actuó de “inocente” instigador para provocar el “ilícito” ofrecimiento; difícil de creerlo cuando más de una grabación en manos de la Fiscalía lo presenta como un persistente y fastidiado legislador porque no le daban bola en sus proyectos para Puno. La cereza final de la emboscada es la insólita entrevista de este oscuro personaje con el Presidente PPK en la mismísima casa de Choquehuanca. El congresista sostiene que la grabó y que el registro audiovisual se “dañó” y nada más ha revelado. PPK, paladinamente, ha expresado que preferiría que exista la grabación y así probar que nunca dijo algo inapropiado.

Más pronto que tarde se sabrá la verdad de este entuerto aunque, lamentablemente, las cosas ya no cambiarán para PPK. ¡Amén!





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Grupo de Constitución recibe mañana a Comisión de Venecia

Grupo de Constitución recibe mañana a Comisión de Venecia