Alejandro Tudela Chopitea

Alejandro Tudela Chopitea

EL TONEL DE DIÓGENES

Acerca de Alejandro Tudela Chopitea:

...



Se puede pero…

El Primer Mandatario ha apelado al popular “sí se puede”, al espíritu de “desprendimiento” y al “diálogo alturado” entre las partes para sacar adelante el proyecto de recorte del mandato presidencial y congresal y de adelanto de elecciones generales anunciado ambiguamente al final de su último Mensaje a la Nación. Luego de unos días, lo formalizó con la proposición de ley para ir a los comicios el 19 de abril de 2020. Aunque se ha armado el toletole, lo cierto es que ante la interminable inestabilidad institucional que intoxica al país, la iniciativa de marras parece ser el menor de los males.

Las voces en contra de esta reforma constitucional no son pocas. A saber: que el proyecto de ley adolece de inconstitucionalidad de origen en la forma y también por el fondo; que es imposible la realización del proceso electoral dentro del plazo establecido; que las elecciones anticipadas no son la solución al conflicto de poderes o que será un remedio peor que la enfermedad y siguen más peros.

El Jefe de Estado en el mensaje juliano dijo que presentaba al Parlamento el proyecto de reforma, y la verdad es que sólo lo anunció y después remitió la proposición de ley con otra fecha. provocando sospechas sobre la legalidad de la aprobación del mensaje y de la iniciativa de reforma por parte del Consejo de Ministros. El Ejecutivo ha cerrado filas defendiendo la autenticidad de los dos actos por parte del Gabinete, y más allá del lapsus calami cometido en el discurso, el asunto no debiera tener más recorrido y menos para sustentar un aberrante procedimiento de vacancia presidencial.

Sobre la supuesta inconstitucionalidad por el fondo, esta no existe puesto que la propia Carta autoriza la reforma y por su materia el Congreso como Poder constituido se haya legitimado para aprobarla como ya ocurrió en el 2000. El cuestionamiento al plazo para los comicios que deberán sí o sí llevarse a cabo bajo la nueva legislación político-electoral en debate tampoco es válido. Basta verdadera voluntad política para ello modificando, adecuando o suspendiendo las normas aplicables que faciliten las elecciones generales.

Si todo esto resuelve o no la nefasta crisis institucional que lastra gravemente la marcha del país, la respuesta la tienen los actores responsables de este descalabro y la ciudadanía con su voto en las urnas. A falta de un quimérico Acuerdo Nacional, la mejor salida democrática es el adelanto electoral y será suicida para el Parlamento oponerse cerrilmente sin ofrecer una mejor alternativa. ¡Amén!



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Christian Salas: Ejecutivo avaló acuerdo “indebido”

Christian Salas: Ejecutivo avaló acuerdo “indebido”