Alejandro Tudela Chopitea

Alejandro Tudela Chopitea

EL TONEL DE DIÓGENES

Acerca de Alejandro Tudela Chopitea:

...





Tremendo fiscal

La elección de nuevo fiscal de la Nación ha arrastrado al Ministerio Público (MP) a la tormenta institucional que remece a cuentagotas al Estado al ritmo de la difusión de los audios que visibilizan la podredumbre a que ha llegado el sistema de justicia nacional. Lo insólito –por decir algo-, es que la elección de Pedro Chávarry estaba cantada ya que la sucesión en el máximo cargo fiscal le correspondía por antigüedad hasta que una serie de grabaciones corroboradas demostraron que no dijo la verdad cuando negó por tres veces su cercanía o contactos con el cabecilla hasta ahora descubierto gracias a la mega operación anticorrupción “Lava Juez”.

A la luz de los hechos, no pocos han reclamado a la Junta de Fiscales Supremos por no haber impedido esta elección y, lo cierto, es que más allá de que un par de sus miembros insistieron en la renuncia del elegido mas no era posible hacer legalmente, sobre todo si el propio interesado votó a su favor y rompió el empate que hoy divide peligrosamente en dos bandos al MP.

Nadie puede negar que para el ejercicio del cargo fiscal –de Supremo a Provincial-, es requisito indispensable gozar de conducta intachable públicamente reconocida (así lo manda la ley del MP y un viejo Código de Ética). El Dr. Chávarry, dicho eufemísticamente, no se ha comportado a la altura, pero la Junta de marras no tiene competencia para removerlo del cargo y, entre tanto, la institución fiscal más parece un campo de Agramante.

Así las cosas, la suerte del flamante y cuestionado fiscal de la Nación estaría en manos del Congreso, cuya Subcomisión de Acusaciones Constitucionales tramita un antejuicio en su contra aunque de dudoso resultado ya que a la mayoría parlamentaria opositora no le resulta incómoda su presencia.

Vaya paradoja. Apenas asumió la titularidad del MP, Pedro Chávarry tuvo el gran acierto de relanzar el proceso “Lava Jato” peruano –el mayor Leviatán en marcha-. Empero, ahora está en un laberinto que perjudica gravemente a uno de los pilares fundamentales del Sistema de Justicia. Veremos qué pasa. ¡Amén!

 





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
“Moqueguanos” pierden poder en el Ejército

“Moqueguanos” pierden poder en el Ejército