Alejandro Tudela Chopitea

Alejandro Tudela Chopitea

EL TONEL DE DIÓGENES

Acerca de Alejandro Tudela Chopitea:

...





Velando las armas

Parafraseando al gran Dickens, la aprobación de la cuestión de confianza abre la posibilidad para un mejor tiempo político y, si no, para más de lo mismo o peor. Suena paradójico pero como esa es la absurda coyuntura que vivimos y respiramos sólo queda esperar que Ejecutivo y Congreso logren consensuar la “esencia” mínima de los proyectos de ley materia del inédito procedimiento de control planteado por el Gobierno y votado por el discutible Parlamento.

Dos cosas sabemos. La presidencia del Poder Legislativo informó al jefe de Estado que el Pleno, por amplia mayoría, “acordó otorgar dentro del marco establecido en la Constitución Política del Perú y el Reglamento del Congreso la cuestión de confianza planteada (…) por el Presidente del Consejo de Ministros”. Ni una palabra más. Lo otro es que tanto por el variopinto debate previo cuanto por las desafiantes declaraciones de varios legisladores –incluso los que votaron a favor–, queda claro que puede haber acuerdo sobre la necesidad de la reforma política pero que el Poder constituyente es el Congreso y que el Ejecutivo no impone los términos y plazos para las iniciativas legales de marras y menos si son modificaciones constitucionales.

El Primer Mandatario ha vuelto a retrucar que el pedido de confianza formulado demanda el respeto de la “esencia” de las propuestas y si bien ha empezado ya su análisis en la cuestionable Comisión de Constitución no hay certeza alguna del desenlace. Entre tanto, el país sigue padeciendo el subdesarrollo político que lo atosiga y golpea económica y socialmente.Una verdad de Perogrullo.

El régimen político-electoral vigente es insostenible y, en gran medida, resulta corresponsable de la inestabilidad y precariedad representativa e institucional que afecta a la Nación. Toca al Gobierno y, sobre todo, al Parlamento contribuir a superar esta vergonzosa realidad o ser los culpables de llegar a celebrar el Bicentenario en un despelote parecido al que ensombreció los inicios de la República.

Es evidente que entre Ejecutivo y Congreso reina la desconfianza más que la confianza y que cada uno exhibe a diario sus armas. Lo que tienen que comprender es que ambos están condenados a entenderse para avanzar en la reforma o el pato lo seguiremos pagando todos. ¡Amén!Velando las armas





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Salen a la luz pagos de Odebrecht relacionados a Gasoducto Sur Peruano

Salen a la luz pagos de Odebrecht relacionados a Gasoducto Sur Peruano