Alfredo Vignolo

Alfredo Vignolo

LIBERTAS OPINIONIS

Acerca de Alfredo Vignolo:



Carta abierta a los peruanos

En pocas palabras voy a tratar de poner las cosas en blanco y negro, en su real dimensión, sin maquillaje, porque ante todo soy periodista; el Perú en primer lugar no merece la clase política que tenemos, los líderes inexorablemente nos antecedieron al más allá… al sueño Eterno y nadie supo valorar su ejemplo, su decoro, su valor.

Hoy tenemos por doquier aventureros, engañamuchachos, sinvergüenzas, prontuariados y toda una calaña de gente que pretende llegar al Congreso de la República.

Poco interesa la línea política, el credo ideológico, los principios y los valores; están ávidos de obtener un poder pasajero para servirse del Estado y no para servir al Estado que sería lo patriótico y éticamente correcto, dable, justo, razonable.

Estamos inmersos en una jungla política –más de dos mil quinientos candidatos al Parlamento- cada quien dice lo que quiere y miente sin tapujo y con descaro; duele como peruano, duele como ciudadano, duele como periodista cómo nuestra patria está en esta cloaca no sólo política, la bazofia alcanza al Ministerio Público, al Poder Judicial, al Jurado Nacional de Elecciones, a los ministerios y toda la diversidad de entidades estatales, nadie se salva, hasta el alcalde del pueblito más recóndito del Perú está en este enjambre.

Aquellos como en mi caso estamos en los sesenta años nos preocupa y duele. ¿Qué país estamos dejando ya no a nuestros hijos que son adultos, hablo de nuestras futuras generaciones?

Basta con sentarse a ver TV y darse cuenta de lo nauseabunda que es, asco es poco, ni educa y menos entretiene y hay una avidez galopante, casi enfermiza en los medios de comunicación social, sobre el morbo, la vida privada, la intimidad, ni siquiera se respeta la muerte y de otra parte una masa bruta, así es, una masa bruta que está a la expectativa de lo que transmite la TV.

Basta tener un mínimo de cultura, de amor propio, de decencia para que con todo el coraje y la valentía decir ¡Basta de tanta podredumbre!, el Perú insisto no merece esta laya, todos se quejan por redes, pero es nuestro deber y obligación ser actores activos y no pasivos.

Hagámoslo por lo más preciado que tenemos y podemos disfrutar mientras Dios nos dé vida, nuestros nietos. ¿Qué Perú le vamos a dejar? El de la coima, corrupción, mentira, engaño, robo, descomposición a todo nivel.

Querrámonos un poquito más y pidámosle a Dios fuerzas necesarias para seguir no en esta batalla, sino en esta guerra sin cuartel, para que algún día el Perú retorne por la senda que nunca debió apartarse, la decencia, el coraje y la dignidad de una patria donde hemos nacido y tenemos que luchar por ella, nuestros nietos y futuras generaciones lo merecen, no estemos de brazos cruzados, eso es innoble.

Disculpen ustedes la crudeza de mis palabras, hay veces que es preferible escribir con el corazón en la mano y con la razón que me asiste.



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Alberto de Belaunde: “Hay suficientes elementos para creer en la versión de Julio Guzmán”

Alberto de Belaunde: “Hay suficientes elementos para creer en la versión de Julio Guzmán”