Columnista - Alfredo Vignolo

¡No nos cuente cuentos!

Alfredo Vignolo

20 sep. 2019 03:00 am
A+

El presidente Vizcarra reiteró una vez más que el Gobierno “trabaja para cumplir con su compromiso de lograr sus grandes objetivos en la lucha contra la corrupción y el fortalecimiento de la democracia respetando la constitucionalidad”. ¡Por favor! el país está paralizado.

Afirmó, muy a su estilo, que el Perú “ha emprendido un proceso de cambio” y “no debemos regresar al pasado”, pero ese pasado lo puso de presidente y juró por esa Carta Magna.

“Las decisiones que hemos tomado hasta ahora son prueba irrefutable de nuestro compromiso con el Perú y todos saben que cuando los peruanos nos ponemos grandes objetivos, estamos dispuestos a hacer lo necesario para alcanzarlos”, lógico, pero dentro del marco constitucional y no arrinconando al Legislativo.

Decir que está en sus manos “consolidar un nuevo rumbo de progreso, de mejor calidad de vida, igualdad, transparencia, honestidad y bienestar para todos”, es buscar el aplauso de la masa ignara.

“Tan importante como tener orden y calidad en proyectos, en el presupuesto, en infraestructura y servicios básicos de salud y educación, que son nuestra prioridad, todo eso se tiene que hacer con equilibrio en el fortalecimiento de la democracia, en el fortalecimiento institucional que necesitamos como país”; sin embargo, mueren bebés por falta de incubadoras, inaugura carreteras sin asfalto o proyectos de alcantarillado en papeles.

“Trabajemos juntos en ello. Donde vamos, tenemos el apoyo incondicional de las autoridades locales y la población de que es necesario hacer carreteras, sí, hacer el colegio, por supuesto es necesario; pero también tenemos que fortalecer la democracia, luchar contra la corrupción y fortalecer las instituciones”; ese libreto, señor presidente, lo escuchamos a través de los medios de comunicación social que se han convertido en sus portavoces.

Vizcarra dentro de sus facultades amparado en la Ley de leyes, como presidente de la República puede presentar reformas constitucionales, pero lo que no puede hacer es establecer plazos y menos contenidos, o como dice él la “esencia”. Esa es la facultad de legislar que tiene el Parlamento. Establecer plazos y contenidos no tiene ningún sustento.

El Artículo 134 de la Constitución Política señala que el presidente de la República no puede disolver el Congreso en el último año de su mandato. Inclusive el presidente de la República está facultado para disolver el Congreso si éste ha censurado o negado su confianza a dos Consejos de Ministros.

Por lo tanto no existen otras formas de revocatoria del mandato parlamentario; si Vizcarra pretende disolver el Congreso de la República, como es su intención, sería susceptible de una acusación constitucional.

La delirante y absurda pretensión de Vizcarra viola la “esencia” de la constitucionalidad y amenaza quebrar el régimen democrático adelantando las elecciones, eso es violar el principio de separación de poderes.

No es lo mismo incapacidad moral que infracción constitucional. Vizcarra, una vez más, ha mentido y ha incumplido sus obligaciones y debe retirar su proyecto de adelanto de elecciones para pasar a una etapa de concertación política.

Post Relacionados

Un Congreso de adorno

Lo que debe hacer el Congreso de la República es incoar la acusación constitucional contra el gabinete en pleno, al quedarse de manos cruzadas y esperar mes y medio y actuar. Estos miserables deben ser juzgados y sentenciados por la muerte de más de dos mil compatriotas. La Resolución Ministerial N° 039-2020/MINSA del 31 de

¡La vida primero!

La cuarentena tiene que prorrogarse sí o sí, hasta el 24 o 31 de mayo, recién cuando la curva baje y los infectados disminuyan, se podrá salir, antes sería una muerte anunciada en masa, con la anuencia presidencial y un gabinete que tendrá que rendir cuentas. El Artículo 128 de la Constitución Política, señala “Los

Pregunta a Cecilia Valenzuela directora de Perú 21

En el publirreportaje publicado hoy en el diario Perú21, hay una flagrante contradicción del ex ministro del Interior Carlos Morán. En primer lugar dice: “Mi salida del gabinete fue una decisión personal y no para tapar actos de corrupción”. Luego en la misma entrevista afirma que: “El presidente me invitó al relevo con mi sucesor