El mundo cambió, y los modelos de negocios están en pleno proceso de adaptación a una nueva realidad dominada por el concepto de “Aceleración Digital”, y en el que la captura, almacenamiento, procesamiento, análisis y uso de los datos; pasan a ser el motor que mueve las economías.
Los cambios han sido más evidentes en sectores como la banca y las telecomunicaciones. Según World Retail Banking Report, el 48% de las empresas bancarias a nivel mundial ya tomaron la decisión de mejorar sus procesos de innovación digital, en respuesta a que más de la mitad de sus clientes requerirán sistemas tecnológicos avanzados los próximos tres años.
Estas soluciones implican la apertura de productos y contratación de servicios en forma 100% digital y remota, asociados a un elevado nivel de ciberseguridad, como verificaciones biométricas y voice banking, permitiendo a través del lenguaje natural realizar transacciones y distintas operaciones, como transferencias, pagos o incluso consultar el saldo de la cuenta bancaria desde un dispositivo inteligente. Bajo estas circunstancias, las empresas deben apoyarse en la tecnología para poder mantener la continuidad de sus operaciones. Un ejemplo es lo realizado por Hitachi Vantara y sus soluciones de infraestructura y almacenamiento de datos informáticos, para responder a las necesidades de la nueva economía y negocios digitales.
La importancia de las telecomunicaciones en el desarrollo y transformación digital será un eje fundamental para las compañías de cara al futuro. Soluciones de virtualización, cloud, automatización, conectividad, Big Data, IA y ciberseguridad son claves para la adaptación de las empresas al nuevo contexto.
Únicamente las organizaciones que entren en este nuevo escenario, que requiere el intensivo y adecuado uso de sistemas de almacenamiento informático, procesamiento y gestión de grandes volúmenes de datos, lograrán sobreponerse y sortear las dificultades propias de los ciclos y procesos de cambios profundos en la historia de la humanidad.