Avances en la evaluación del peligro de fuga u obstaculización

Avances en la evaluación del peligro de fuga u obstaculización
  • Fecha Jueves 27 de Febrero del 2020
  • Fecha 3:00 am

Desde la Casación N° 626-2013/Moquegua, que no solo estableció una serie de criterios para justificar la concurrencia de los presupuestos que dan legitimidad a la prisión preventiva, sino también recogió pautas para la adecuada realización de audiencias de prisiones preventivas, la Corte Suprema ha asumido con seriedad que esta medida cautelar de privación de la libertad sea utilizada realmente en casos necesarios y de modo excepcional. En esa misma línea, se presentaron con mayor detalle la diferenciación de criterios sobre el peligro de fuga y de obstaculización, que no necesariamente van a concurrir en un caso concreto.

En los últimos meses, tras la doctrina legal establecida por el Acuerdo Plenario N° 1-2019, se han ido desarrollando criterios más concretos y objetivos que permiten sustentar la presunción de fuga o de obstaculización y que dieron lugar a la mejora del estándar de justificación de la medida de prisión preventiva. En ese sentido, resalta en estos últimos meses la Casación N° 1640-2019/Nacional, mediante la que se incide en una evaluación individualizada de las condiciones para esta medida, lo cual es importante para acabar con la práctica simple y rutinaria de disponer medidas de prisión “en paquete” cuando las personas involucradas deben tener un trato diferenciado en todos los presupuestos, partiendo de la prognosis de pena que de ninguna manera será igual debido a las condiciones personales de cada imputado (edad, antecedentes, modo de comportamiento posterior al delito y durante el proceso, grado de arrepentimiento, entre otros aspectos). Esta última casación incide en establecer para el peligro de fuga un nivel de sospecha grave, es decir, que a partir de ciertos datos concretos y acreditados se pueda establecer un grado de probabilidad elevado o fuerte, como por ejemplo, el que se necesario saber si el sujeto cuenta con condiciones para poder subsistir en el exterior.

En lo referente al peligro de obstaculización, la Casación N° 1640-2019/Nacional reitera la necesidad de que se identifiquen las conductas que el imputado, de modo directo o a través de otros, viene realizando para afectar las investigaciones, por lo que es importante identificar dichas conductas y cómo estas inciden en la actividad sobre elementos de convicción personales, documentales y/o materiales. Esto tiene como finalidad evitar las generalizaciones o expresiones sin contenido, que en muchos casos implica la reproducción literal de la norma sin que exista un aspecto fáctico debidamente descrito y sustentado. El más subjetivo de los presupuestos de la prisión preventiva es el peligro procesal, pero es el presupuesto nuclear para justificar la medida. De otro modo, ¿cómo se podría explicar que un ciudadano que se presume inocente pueda estar privado de su libertad sin que exista una condena previa? La única manera es que exista el peligro cierto de que puede eludir la acción de la justicia o entorpecerla. Sin embargo, la prisión no es la única forma legal de garantizar que aquello no suceda: una alternativa que todavía no logra tener mayores indicadores es el arresto domiciliario, pese que existe la posibilidad de sumarle el control electrónico de desplazamiento, además de que en algunos casos las condiciones de vulnerabilidad de los imputados (por edad o enfermedades graves) son evidentes.



Top
MINDEF asegura que se respetará la “apariencia y vestimenta” de las personas

MINDEF asegura que se respetará la “apariencia y vestimenta” de las personas