Ana Jara

Ana Jara

LOS PUNTOS SOBRE LAS ÍES

Acerca de Ana Jara:



Elecciones parlamentarias: Luna de miel termina al asumir el cargo

A escasos días de la votación para elegir a un nuevo Congreso, este ejercicio democrático no logra despertar el interés de la ciudadanía que se muestra indiferente, apática, desconectada de las actividades de los candidatos y de sus propuestas legislativas, si es que las tienen, porque a decir verdad hasta ahora solo se escuchan generalidades, estribillos (muy bien aprendidos para pasar piola en las entrevistas o actividades proselitistas), o si no, ofrecimientos alucinantes que no están bajo las competencias de un congresista, panorama al que muy bien podríamos aplicar, parafraseando un dicho popular: “La campaña (el papel) lo aguanta todo”.

Sin embargo, no sería la primera vez que una justa electoral calentase en sus últimos días, ya nos ha pasado en más de una oportunidad, con ganadores que se alzaron con el triunfo con muy escaso margen de votos que a la larga abonó en un pronto desgaste de popularidad. Estas experiencias debieran llamarnos anteladamente a meditar, a analizar por qué Partido Político y qué candidatos nos inspiran confianza, quiénes tienen el perfil o siquiera se aproximan a este, de representarnos desde el Parlamento hasta el aniversario del Bicentenario de nuestra independencia.

Amargas experiencias de haber llevado al Congreso a determinados personajes que dañaron la majestad de ese poder del Estado, pasando por quienes tenían asuntos pendientes con la justicia hasta protagonistas de tocamientos indebidos y otros que se ensoberbecieron en el cargo al creer que el poder político les duraría para siempre, dijeron representarnos pero contradictoriamente hicieron caso omiso a nuestras voces y reclamos, aunque también es justo decirlo, existieron congresistas de labor esforzada que merecieron completar su periodo parlamentario para el cual fueron electos, pero estos fueron los menos. Todo esto es razón más que suficiente para despertar de este letargo, ¡hey!, caigamos en cuenta que somos nosotros, los ciudadanos, los del verdadero poder, que nuestro voto definirá la nueva clase política en el Legislativo.

Y a quienes aspiran al cargo de congresistas, permítanme decirles que no bastan las buenas intenciones, porque en caso de ser electos para lograr que una iniciativa de ley vea la luz del día, no es suficiente los votos de su bancada de origen, tendrán en su mayoría que “cabildear” (ganar voluntades o partidarios de otras tiendas en el Congreso) que sumen los votos necesarios que respalden sus proyectos, requiriéndose de muñeca política y experiencia en los usos parlamentarios y, eso no es de cuenta de los asesores, sino del propio legislador. Recuerden candidatos(as), la luna de miel con el elector termina una vez asumido el cargo, el poder dado por el pueblo hay que saber ejercerlo. De eso dependerá el bienestar general del país y su futuro político.



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Coronavirus: ascienden a 11 los muertos y 322 los contagiados en Italia

Coronavirus: ascienden a 11 los muertos y 322 los contagiados en Italia