Columnista - Ana Jara

La seguridad del país ¿está en buenas manos?

Ana Jara

8 nov. 2019 02:30 am
A+

Ayer un hilo del Twitter (cadena de tuits conectados) puso en relieve el grado de corrupción en las dependencias a cargo de la evaluación psicológica de los aspirantes a policías y de los que ya lo son. La cuenta @alexhmuro con denuedo nos compartió lo que vio y vivió durante su paso por dieciocho meses como interna de Psicología en el Hospital de la Policía Nacional del Perú, en las áreas de Consultorio de Salud Mental y la División de Reconocimiento Médico (DRM), y partícipe de los procesos de selección y exámenes psicológicos anuales de los policías (cito cuasi textualmente su primer tuit).

Lo que la valiente tuitera detalla en su cuenta no obstante haber sido un secreto a voces, el que sea revelado por una testigo de excepción, conmueve e indigna, porque estamos hablando de quienes tienen la responsabilidad de velar por el orden interno y la seguridad del país, como son los miembros de la Policía Nacional, a muchos de los cuales no solo no se les aplicó con rigurosidad sus evaluaciones psicológicas, sino que además gansterilmente, los que no la superaban vía corruptelas eran luego declarados aptos, toda una maquinaria de corrupción al interior del hospital en mención, que debe exterminarse, si es que como dice el Gobierno del Presidente Martín Vizcarra se han abocado a combatir y erradicar la corrupción venga de donde venga, he aquí una tremenda prueba de fuego.

Y esta corruptela en las evaluaciones psicológicas al interior de la PNP no es un tema aislado ni intrascendente, porque al no ser selectos en el acceso al cargo de policía, se pone en riesgo la integridad y la paz social del país, ya que estas autoridades además de manejar armas de fuego con las que pueden agredir y causar daños irreparables en la población, empezando desde su entorno familiar (como bien narra la citada tuitera), deben ser personas de un perfil psicológico de una personalidad estable, manejo de situaciones de crisis y de frustración, el saber trabajar en equipo y a su vez recibir órdenes sin que ello pierda su autoridad, además de ser empaticos (capacidad de identificarse con algo o con alguien).

Todo esto muy bien explicaría por qué casos de violencia familiar, violaciones sexuales, secuestros, asesinatos, lesiones, asaltos, robos en bandas armadas u organizaciones criminales tienen como protagonistas a policías en actividad o situación de retiro; todo un escenario vergonzoso y de alta peligrosidad que no puede continuar.

Sugerimos que por un tema de imparcialidad y transparencia, las evaluaciones psicológicas salgan de la competencia de la misma PNP y se las den a otras instituciones de especialidad (las hay), que estamos seguros podrán asumir sin ningún problema esa responsabilidad, todo esto por la propia seguridad del país.

Post Relacionados

Sin vida no habrá economía

A pocos días de cumplir los peruanos casi dos meses de cuarentena, el gobierno del presidente Martín Vizcarra ha tomado una delicada decisión, para muchos esperada vista la gravísima afectación de sus ingresos familiares que no les permite ya sobrellevar el aislamiento obligatorio al no tener qué comer, y otros que la consideran un error

La información en tiempos del coronavirus

Desde esta columna entendemos de la enorme carga que pesa sobre los hombros del Ejecutivo, de tener que comandar la administración del país en épocas de crisis sanitaria por la letal Covid-19 que no solo trae mortandad (1051 personas al 30ABR.) y resquebrajamiento en la salud de miles de nuestros ciudadanos, sino también terribles consecuencias

Más estragos del Covid-19

A cuarenta días del confinamiento obligatorio que se acata en el Perú a causa del letal coronavirus, tenemos que otro sector afectado además de la salud pública es el muy especial negocio del petróleo, uno de los rubros que más dinero mueve en el planeta, tal es así que de las diez empresas que más