Ana Jara

Ana Jara

LOS PUNTOS SOBRE LAS ÍES

Acerca de Ana Jara:



Repensando la educación

  • Fecha Viernes 6 de Diciembre del 2019
  • Fecha 2:50 am
  • Tag

Conocidos los resultados de la controvertida prueba PISA 2018, una primera lectura de ellos en lo referente a nuestro país indicarían avances con respecto a lo alcanzado en 2015, sin embargo podríamos decir que vamos a pasos de tortuga en escalar mejores posiciones en dicho ránking. Tomando por ejemplo para el análisis, los resultados conseguidos en “nuestra mejor perfomance”, y que corresponden al rubro de matemáticas, continuamos por debajo del nivel mínimo de aceptación que recomienda la OCDE, y es mejor dejar ahí el escudriñamiento de los resultados para no deprimirnos.

Vamos a una reflexión mucho más a fondo, ¿vale la pena seguir sometiéndonos a dichas pruebas?, ¿debemos seguir elaborando nuestros currículos escolares en función a lo que establezca PISA? Y es necesario encontrar prontas respuestas a tales interrogantes porque ni siquiera tenemos el consuelo de que estamos consiguiendo buenos resultados para seguir en el intento, casi 19 años y con magros guarismos; a este respecto valdría citar lo ocurrido con los Estados Unidos, que ante los mediocres resultados obtenidos en PISA hicieron que el presidente Obama en el 2009 lanzara la proclama que los estudiantes de su país tenían que saltar del incómodo pelotón en que se encontraban al grupo que lideraba el ránking en diez años. ¿Hemos hecho algo similar? No estoy diciendo que vamos a fijarnos objetivos un tanto utópicos, de estar en los primeros lugares, pero sí por lo menos deberíamos haber fijado como meta inmediata disputarle por ejemplo a Chile el liderazgo que ostenta a nivel de América Latina y hacerlo con plazos claramente definidos, por decirlo de esta manera, al estilo Obama.

Es claro que si continuamos evaluándonos por PISA, no deberíamos contentarnos con mejoras marginales en los logros obtenidos, es tiempo de ir a metas mucho más ambiciosas. Ahora, el sistema PISA ha sido cuestionado no solo por expertos, estos inclusive recomiendan que existen otros mejores como el STEM (según siglas del inglés “Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas”) al que inclusive piensan adicionarle la A, de arte y de otras siglas más que sumen más ramas del conocimiento. Lo atractivo e interesante de este programa mencionado es que está mucho más actualizado que PISA ya que plantea un currículo interdisciplinario y con metodologías enseñanza-aprendizaje como la evaluación de proyectos, resolución de problemas en equipo y fuerte uso de tecnologías, Finlandia por ejemplo, líder en educación a nivel mundial y de los primeros en PISA ha adoptado ya programas como el último mencionado y a nivel iberoamericano cada vez es mayor las escuelas que se van adhiriendo al STEM.

Como vemos, hay más alternativas a PISA, hace poco una reconocida CEO internacional decía que “el mercado laboral demanda habilidades que no hay en la oferta”, ¿las ofrece nuestro sistema educativo?



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
“Pegamujeres” Mora volvería al Congreso

“Pegamujeres” Mora volvería al Congreso