Columnista - Ángel H. Romero Díaz

Ampliación necesaria

Ángel H. Romero Díaz

Juez Supremo. Presidente de la Sala Civil Transitoria de la Corte Suprema.

28 mar. 2020 03:00 am
A+

Como ya se rumoraba en días previos, este jueves que pasó, el presidente Vizcarra anunció la decisión del gobierno de ampliar el estado de emergencia hasta el 12 de abril para evitar que el coronavirus se siga propagando en las regiones del país, aun cuando según las evaluaciones oficiales y la curva de proyección estén respondiendo favorablemente, según lo señaló en su presentación habitual.

La medida incluyó también, como era previsible, mantener el toque de queda que el presidente prefiere llamarlo inmovilización obligatoria. Esto, debido a que muchos irresponsables, en distintos lugares del territorio nacional, no han tomado debida conciencia de la gravedad del momento y salen a las calles, como si para ellos no ocurriera nada, exponiéndose al contagio o a ser ellos trasmisores directos del virus que no sabemos dónde ni en qué momento se pueden infectar en los lugares que comparten o transitan.

Anunció, además, que las autoridades venían evaluando la necesidad de reformar el toque de queda y hacerlo más severo para algunas regiones como Tumbes, Piura, La Libertad y el Oriente peruano, debido a que en ellas los altos porcentajes de desobediencia de la población habían sido altos.

Todos estamos involucrados en esta lucha contra el coronavirus. Todos tenemos que aportar y poner mucho de lo nuestro si queremos lograr los objetivos finales en el menor tiempo posible. Lo principal, en estas circunstancias, es el cuidado de la vida y la salud de todos nosotros. Si no tomamos conciencia de esta necesidad, no estaremos sumándonos a la labor colectiva de quienes sí lo están haciendo. Y en este punto bien vale la pena llamar la atención por la controvertida actitud del novísimo Congreso de la República de sesionar, presencialmente, en una circunstancia en que se nos llama a la inmovilización obligatoria de la población. Los congresistas debieron ser los primeros en dar el ejemplo de responsabilidad, puesto que bien podrían ser portadores del virus que no distingue cargos ni personas para atacar. ¿O creen, ellos, que son inmunes al contagio? Quizás lo prudente debió haber sido llevar a cabo un pleno virtual, asistido por la tecnología, tal como vienen ensayando muchos otros organismos, entre ellos el Poder Judicial que desarrolló su Sala Plenas virtual, mediante el uso del Internet, por ejemplo.

El coronavirus es una pandemia general de la que no se escapan todos los países, sean desarrollados o no, grandes o pequeños. Los estragos de este virus mortal lo estamos viendo en la cantidad de población infectada y las muertes que se están produciendo más en otros países, sobre todo de Europa y en los Estados Unidos. Muchos de estos países no tomaron las medidas preventivas a tiempo y ya vemos las consecuencias de no haber actuado correctamente. En el nuestro, parece que no es el caso. Sin embargo, debemos señalar que las experiencias de contención tomadas tanto en China como en Europa sirvieron en el Perú y en América Latina en general, para tomar las medidas de precaución con cierta anticipación. “Llegar a una situación como la de Italia o España sería algo muy dramático y catastrófico, y no podemos descartar que vaya a pasar”, afirmó, en su momento, Marcos Espinal, director del Departamento de Enfermedades Transmisibles y Determinantes Ambientales de la Organización Panamericana de la Salud (OPS). Si de algo nos debe servir esas experiencias es para tomar decisiones en su oportunidad, por drásticas que pudieran parecer.

Lo que más importa, como ya se dijo, es cuidar la salud y la vida de todos y así enfrentar el futuro con la moral al tope para pelear la recuperación de nuestro querido Perú en lo económico y social. Mención aparte merecen los profesionales de la salud que vienen dando la mejor de las batallas para desterrar al maligno virus, un aplauso para ellos. Así también para los jueces que en todo lo largo y ancho de nuestra patria vienen laborando en los órganos de emergencia, evitando que la justicia este ausente en estos momentos, bien por ellos.

Juez Supremo

Post Relacionados

Resolviendo causas en el PJ

El Covid-19 habrá logrado obligarnos al aislamiento social, pero no ha podido limitar nuestro trabajo. Si bien es cierto que lo pudo haber afectado notoriamente, no ha conseguido, sin embargo, paralizarlo por completo. Generalmente de las situaciones difíciles es que las personas sacamos fuerzas de nuestra flaqueza. Frente a esta grave crisis de salud que

Puede ser más peligroso

Llevamos 46 días de aislamiento social o, dicho en otras palabras, de cuarentena obligada. Vivimos horas muy difíciles a consecuencia del Covid-19 que se ha convertido en una amenaza letal contra la salud y la integridad de las personas. Nadie había imaginado que esta experiencia nos tocaría vivir. Aquí ni en el mundo. Todo ha

Migraciones y realidad

En medio de la cuarentena a la que nos hemos obligado a acatar, por la emergencia de salud que el país atraviesa, han surgido nuevos protagonistas de peruanos que no se hallaban visibilizados para la opinión pública. Se trata de miles de personas migrantes de origen provinciano o regional que se habían desplazado a Lima,