Ángel H. Romero Díaz

Acerca de Ángel H. Romero Díaz:

Presidente de la Asociación Nacional de Magistrados del Perú 1991-1992. Presidente de la Corte Superior de Lima 2007-2008. Actualmente Presidente de la Primera Sala Contenciosa Administrativa de la Corte Superior. Juez Superior 1989 hasta la actualidad.





Las aguas a su nivel

Con la renuncia del fiscal supremo Pedro Chávarry al cargo de Fiscal de la Nación y la asunción de manera interina de la fiscal suprema Zoraida Ávalos a dicho cargo, parece retornar la calma y volver las aguas movidas a su nivel en el Ministerio Público, importante institución en el sistema de justicia del país. Han sido meses cruciales, que terminó enfrentando a fiscales contra fiscales, internamente, y ha dicho organismo con otros poderes del Estado, especialmente el Ejecutivo. Y como escenario, sectores organizados de la población movilizados en las calles exigiendo la renuncia del fiscal Chávarry.

Nunca antes, que se recuerde, habíamos visto una crisis de esta magnitud que involucró no solo a fiscales del MP, enfrentados sin pausa y sin tregua, sino al propio presidente de la República, Martín Vizcarra, a políticos de todas las tendencias, a colectivos de la sociedad civil, a medios de información, al ciudadano de a pie que utilizó las redes sociales para expresar, en distintos tonos, su malestar, reclamo y apoyo al propio Dr. Chávarry.

Frente a la renuncia del Dr. Chávarry, la Junta de Fiscales Supremos decidió encargarle, transitoriamente, el cargo de Fiscal de la Nación a la Dra. Ávalos por ser la fiscal más antigua después del Dr. Pablo Sánchez, quien declinó asumirlo por haber ocupado antes ese alto cargo en el MP. De ese modo, cada quien puso su granito de arena en el ánimo de restablecer la tranquilidad en dicha institución y recuperar su credibilidad ante la ciudadanía, tal como ha sido el reclamo generalizado de la población.

Menudo trabajo que le espera a quien asume el mando de esta nave. Ni bien asumió el mandato, la Dra. Ávalos declaró, con apoyo de sus pares y en apego a la ley, en estado de emergencia al Ministerio Púbico, evitando así la peligrosa tentación de intromisión política de parte del Ejecutivo que amenazó, incluso, con una iniciativa llevada por el propio presidente Vizcarra al Congreso de la República, proponiendo declarar en emergencia al MP y remover a todos los fiscales supremos, proyecto de claro tinte inconstitucional. Ahora, dicho proyecto servirá solo como insumo para la reforma integral anunciada por la Fiscal de la Nación, según declaró después el Jefe de Estado.

Entre las primeras medidas señaladas están la de apoyar plenamente a las fiscalías especializadas y más puntualmente al equipo que viene investigando el caso Lava Jato, así como a la fiscalía que investiga el crimen organizado del Callao y a la organización “Los cuellos blancos del puerto”, así como aquella que ve los delitos cometidos por funcionarios públicos.

Esperemos que con las medidas anunciadas por la propia autoridad del MP, la decisión de encontrar salidas viables y dentro del marco de la ley y la Constitución para fortalecer institucionalmente al MP se haga realidad en el más breve plazo. Para ello se requiere el apoyo transparente y solidario de todos los peruanos, sin subterfugios ni cálculos políticos de ninguna índole. Solo pensando en el Perú. Ese es nuestro deseo.





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Vizcarra, el hombre de Odebrecht y de Graña

Vizcarra, el hombre de Odebrecht y de Graña