Columnista - Ántero Flores Aráoz

Contrabando, también en educación

Ántero Flores Aráoz

22 may. 2020 02:20 am
A+

Reciente video, propagado como si fuera virus, tanto en colegios públicos como después en medios de expresión, nos muestran que nuevamente existe contrabando educativo hacia los menores que han tenido que recurrir al programa “Aprendo en Casa”.

Se trata de un aprovechamiento infame de cierto personal del sector Educación, tratando de imponer tesis políticas trasnochadas y ajenas a la realidad nacional, enfrentando a peruanos contra peruanos, sembrando odios y absurdos enfrentamientos.

Se aprovecha de la teleeducación o instrucción a distancia, muy necesaria ante la suspensión de clases presenciales en los establecimientos estudiantiles primarios y secundarios originada en la pandemia que enferma, que, si bien afecta a la salud física, la otra afecta a la salud mental y emocional de nuestros educandos, que al no haberse concluido su formación, son presa fácil de oscuros intereses.

La Educación Digital 2020 es para suplir en lo posible las clases presenciales, y para que los escolares obligados a permanecer en casa, puedan aprovechar su tiempo y no dejen de aprender. Se trata de aprendizaje y no de concientización de ideas absurdas que, en lugar de formar, pues deforman.

No es la primera vez que padres de familia y verdaderos maestros elevan su voz de protesta por el aprovechamiento descrito, bajo pretexto educativo, y no será la última si de una vez por todas no se le pone un buen “pare” a la situación y, de allí, que nos sumemos a la justa indignación.

El peligro al que nos referimos es inmenso y, mucho mayor, cuando el contrabando educacional se introduce a través de material de lectura, que no llega a todos, como sí lo puede ser el audio visual a través de la educación (diríamos falsa educación) digital.

Algunos estiman que la propuesta de padres de familia y reputados educadores se debe a que no se utiliza adecuadamente nuestro idioma castizo y que no sabemos apreciar las modalidades idiomáticas de las diferentes poblaciones. No, nada tiene que ver con ello, pues sí hay normas lingüísticas que están por ejemplo en el Diccionario de la Real Academia Española, lo maduro es que se tomen en cuenta y cumplan, en el ánimo de mejorar el uso de nuestro idioma, sin dejar de apreciar otros idiomas, distintos por cierto, pero no malas copias del generalmente aceptado.

No olvidemos que por mandato constitucional es deber y derecho de los padres educar, así como escoger los centros de educación y participar en el proceso educativo. No se tiene conocimiento de que los padres y tutores hayan sido preguntados sobre el material educativo que se está transmitiendo en la educación digital, con lo cual se atenta contra el derecho a la participación educativa.

La educación no puede ser herramienta de subversión y colisión entre peruanos, sino para la formación ética y cívica y el aprendizaje de la Constitución y los Derechos Humanos, tal como ella lo ordena. La educación es alimento del alma, mas no su veneno.

Esperamos la voz del Defensor del Pueblo.

Post Relacionados

Ayuda a través del IGV

El Estado ha comprendido que, ante la pandemia del coronavirus, tiene que proteger al capital humano, para lo cual ha creado diversas ayudas económicas a las familias más desvalidas a fin de sobrellevar la pérdida de empleos y reducción de actividades del “empresariado o emprendimiento popular”. También ha entendido que requiere proteger al aparato empresarial,

Pandemia y populismo

La pandemia que padecemos a nivel mundial es oportunidad para que renazcan populismos, que muchos creían superados, al verificar en el globo que los socialismos, de distintos pelajes, han traído más pobreza, desventura y desesperanza, y que sus ofertas de mejoría y elevación de niveles de vida han sido puro cuento con guiones de Fidel

Alquileres y emergencia

Nos encontramos en una emergencia sanitaria de gravedad inusitada y, que más allá de las acciones del Estado para superar la pandemia y atender a los infectados, se requiere paliar los efectos económicos que ella genera. El Poder Ejecutivo, con buen criterio, ha creado algunos subsidios, sobre todo para los más vulnerables económicamente a la