Ántero Flores Aráoz

Ántero Flores Aráoz

POLÍTICA DE ESTADO

Acerca de Ántero Flores Aráoz:



Exaspera parálisis gubernamental

Al haber concluido el año 2019, con prisa y sin pausa, pero también sin resultados alentadores, es conveniente hacer un recuento del acontecer nacional en los últimos años, haciendo votos para que el año que iniciamos disminuya el clima de exasperación en que vivimos.

Como es sabido, las elecciones del 2016 fueron ganadas en segunda vuelta por el Dr. Kuczynski (PPK), siendo su contendora la señora Fujimori (KFH), quien tuvo la mayor votación en la primera vuelta, pero sin alcanzar votos suficientes para ser proclamada Presidente de la República.

La diferencia de votación en la segunda vuelta no fue significativa, lo que llevó a afirmar a PPK que había ganado por poquito o por un pelo. Por aplicación de la cifra repartidora, cosa que debería corregirse para el futuro, la agrupación de KFH tuvo muchísimos más parlamentarios de los que proporcionalmente le hubiere correspondido según su votación del 36.34 % con lo cual habría tenido 47 congresistas de los 130, pero logró ingresar al Parlamento 73 congresistas, lo que significaba un porcentaje muchísimo mayor al que en la realidad obtuvo.

La campaña electoral del 2016 dejó sus secuelas y heridas, que lamentablemente no fueron restañadas e impidió que el Poder Ejecutivo en manos de PPK no pudiera entenderse adecuadamente con el Parlamento en manos de KFH. La sensación que dejó esa situación era de enfrentamiento entre el Poder Ejecutivo con el Legislativo, aunque en la realidad este último, sin previos acuerdos, colaboró con la gobernanza, aprobó Presupuestos de la República, otorgó la confianza cuando se nombraban nuevos gabinetes e, incluso, en varias oportunidades dio facultades legislativas delegadas al Ejecutivo, para las más diversas materias, en generoso y peligroso gesto.

El clima de pugna artificial entre Legislativo y Ejecutivo, más las acusaciones a PPK de no haber sabido distinguir en cargos que ejerció previamente al de presidente, entre lo público y lo privado de sus asesorías, devino en que se viese precisado a renunciar a la Presidencia de la República, la que asumió, por así corresponderle, el vicepresidente Martín Vizcarra Cornejo (MVC), quien según se dice, ayudó a que la crisis explotase. El escándalo Lava Jato, más el indulto a Alberto Fujimori, pese a ser atribución presidencial, contribuyeron al desenlace al que nos hemos referido.

En los primeros meses de la gestión presidencial de MVC, aparentó cordialidad con el Congreso, pero como quiera que ello no le redundara en la apreciación de la ciudadanía, comenzó a enfrentar al Congreso, ciertamente odiado por gran parte de la población y para lo cual no le faltaron méritos. El favor ciudadano se inclinó a favor de MVC, que aprovechando la coyuntura del debate sobre la inmunidad parlamentaria y la elección de los nuevos magistrados que integrarían el Tribunal Constitucional, extendiendo cuestionablemente a la Constitución como si fuese elástico, disolvió al Congreso y llamó a elecciones parlamentarias para completar el quinquenio del Congreso elegido el año 2016.

La disolución del Congreso, pese a su carácter contrario a la Constitución, lo cierto es que ha sido una válvula de escape frente al malestar poblacional, que felizmente no se ha hecho sentir en forma violenta como en otros países de la región, lo que debe obligar a que el nuevo Parlamento que se elija, así como al Ejecutivo presidido por MVC, entren en una etapa de entendimiento y colaboración, con puntos concretos y metas definidas para ejecutarse en el escaso año y medio que les quedaría de gestión.

El reto tanto de Ejecutivo como del nuevo Legislativo debería tener varias direcciones, la primera resolver las deficiencias en la reconstrucción del norte del país, por un lado, por deficiente normativa y por otro por deficiencia e impericia en ejecución del gasto autorizado y, en cuanto a la calidad de las obras que se realizan, pero que hasta ahora no tienen cuando concluir.

A lo señalado en el acápite precedente, tenemos aún diversos conflictos supuestamente socio ambientales, que hay que ponerles diente, principalmente en actividades mineras, que son el sostén de buena parte del Presupuesto General de la Nación, donde destaca la falta de luz verde para Cerro Verde, a lo que se suma la problemática de Las Bambas y Quellaveco, entre otras.

La ineficiencia en el gasto de inversión que se observa, no solo en el Ejecutivo sino también en los gobiernos regionales y locales, nos obliga a poner correctivos, pues es imperdonable que existiendo recursos no se empleen, pero estos correctivos deben ir aparejados con lucha contra la corrupción para no vernos nuevamente expuestos ante satrapías, sean del exterior o nativas.

Otro de los tantos retos por afrontar es el del exceso de regulaciones y trámites, que atentan contra la inversión y que afectan tanto al sector formal como al informal y, este último, es claro que no se formalizará mientras exista un ánimo punitivo gubernamental, en lugar de un proceso de acompañamiento, defecto que también se observa en la actuación del Estado frente al licenciamiento universitario.

Estamos también advertidos de un posible evento sísmico de la naturaleza de graves consecuencias, lo que obliga también a un mejor entrenamiento de nuestras Fuerzas Armadas, Policía Nacional y Cuerpo de Bomberos, sin olvidar los serenazgos. En simultáneo tiene que dotárseles de los implementos para ejercer sus funciones, en lo que estamos rezagados y, en que pudiere emplearse el sistema offset para facilitar el financiamiento.

No olvidemos que hay tareas por hacer y que requieren de la buena voluntad del Ejecutivo como también del nuevo Parlamento ya que tenemos déficits cuantiosos en servicios públicos y, si bien hay un capitalismo popular, aunque informal, no es suficiente para defender el sistema que tiene que resolver problemas sin dejarlos en el rubro de pendientes permanentes.

Recordemos, por lo demás, que peor que los malos gobiernos y los pésimos ejecutores, es la anarquía y la violencia que tenemos que evitar por todos los medios posibles. Estamos aún a tiempo.



ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Coronavirus: ascienden a 11 los muertos y 322 los contagiados en Italia

Coronavirus: ascienden a 11 los muertos y 322 los contagiados en Italia