Ántero Flores Aráoz

Ántero Flores Aráoz

POLÍTICA DE ESTADO

Acerca de Ántero Flores Aráoz:





Universidades, Sunedu y reinversión

Indudablemente, el Estado requiere de recursos tributarios, tanto para solventar su gasto corriente como también en el de sus inversiones y programas en beneficio de la comunidad.

Siendo consciente el Estado que cada vez requiere de mayores recursos, ha dispuesto, por un lado, algunas medidas de austeridad pero, por otro lado, está evaluando las exoneraciones y beneficios tributarios otorgados, en ánimo de terminar con ellos o reducirlos, a fin de no tener que elevar otras tasas impositivas.

Probablemente, como consecuencia de gastos superfluos u onerosas remuneraciones en alguna que otra universidad, hay personas que proponen reducir o eliminar beneficios tributarios a las universidades, lo cual es un despropósito como veremos a continuación.

Nuestras universidades pueden ser públicas y privadas, y dentro de estas últimas tenemos a las asociativas y a las societarias. Para todas ellas les es aplicable la norma constitucional de gozar de inafectación de todo impuesto directo o indirecto que afecte sus bienes, actividades y servicios propios de la actividad educativa y cultural.

Como excepción de lo señalado tenemos el Impuesto a la Renta, no aplicable a las universidades públicas por las actividades propias de su naturaleza, al igual que para las asociativas que no distribuyen excedentes sino los reinvierten en su totalidad.

Empero, las universidades societarias que tienen excedentes, en este caso utilidades, están afectas al Impuesto a la Renta, pero pueden aplicar un crédito por reinversión de hasta el 30 % del monto reinvertido en mejora de calidad educativa, traducido ello en inversiones, adquisición de bienes, contratación de servicios y otorgamiento de becas.

Como en otras actividades, el Estado estimula la reinversión total o parcial de utilidades en universidades societarias, pues ello, en este caso, es acorde con el mandato constitucional de subvencionar a la actividad educativa privada, y en el caso universitario ello es mínimo, sobre todo si se tiene en cuenta que las universidades privadas están haciendo  lo que el Estado debería hacer y no hace, lo que le permite mudar recursos a la satisfacción de necesidades de la población y a la infraestructura requerida para el desarrollo.

La nueva Ley Universitaria obliga a las instituciones universitarias a su licenciamiento a través de Sunedu, con exigencias y requisitos muy onerosos que han obligado a varias universidades a recurrir al crédito financiero, lo que de suyo es costoso, y esto sin todavía hablar del proceso de la acreditación.

Para agravar la situación, cuando se reglamenta el crédito por reinversión de utilidades en las universidades societarias, establecido en la Ley Universitaria, se dispuso que “Solo pueden acceder al crédito tributario por reinversión, las universidades privadas societarias que cuenten con la acreditación institucional integral o acreditación institucional internacional reconocidas por Sineace…”

Como quiera que no puede existir acreditación sin previo licenciamiento de las universidades y, habiéndose licenciado solamente la tercera parte de las universidades existentes, en estos momentos el crédito tributario por reinversión es más enunciado que realidad.

Serán los alumnos los más beneficiados por la mejora de la calidad educativa que se logre con la nueva Ley, pero para ello tendrá que tomar conciencia Sunedu que no es el Inpe y que tiene que poner acelerador al licenciamiento que se le ha encomendado.

 

 





ico-columnistas-1-2018

Más artículos relacionados





Top
Bono y el Papa Francisco hablan sobre abusos de la Iglesia

Bono y el Papa Francisco hablan sobre abusos de la Iglesia