Arte del engaño, no. Arte de la verdad, sí

Arte del engaño, no. Arte de la verdad, sí

Aunque no lo admita, finalmente el jefe del Estado a regañadientes tuvo que acudir ayer al local del Ministerio Público para rendir su declaración como imputado en el caso de ascensos militares, su cara en el frontis de Palacio de Gobierno horas después daba muestras de su molestia e incomodidad, ya que pidió rendirla en la comodidad de su despacho en razón de su investidura, pero ya la señora fiscal de la Nación le había dejado en claro un día antes que esa prerrogativa en altos dignatarios sólo operaba para los testigos, que no era el caso. Así las cosas, por más que uno de los abogados del mandatario señaló: “No nos vamos a someter a caprichos de una persona”, en clara alusión a la Dra. Benavides, y que no asistirían a la fiscalía porque correspondía que la diligencia fuera en Palacio de Gobierno y que el community manager de la cuenta Twitter de Castillo al rayar la medianoche del martes, lanzó un tuit de crítica que muchos tomaron como ataque, a la fiscal de la Nación por cambios en el equipo del caso “Los Cuellos Blancos del Puerto”, de lo que notificaba a la “comunidad internacional”; todo esto fue más bien contraproducente a mi entender para el presidente Castillo porque en la práctica se sumaba al coro de la campaña de desprestigio del entorno palaciego contra la titular de la acción penal, según lo revelado por un semanario local y el que se haya dirigido hacia el exterior fue leído entre líneas como la búsqueda de un posible “asilo político”, versión que se acrecentó al recibir a altas horas de la noche del miércoles al canciller de México en la Casa de Gobierno, habiéndose justificado era para tratarse temas de comercio exterior e inversiones, lo que la gente común estimó podía haberse visto por la mañana. Respecto a esto, quizá hayamos caído los peruanos en la especulación, pero es mejor mantenernos alertas.

La defensa técnica del jefe del Estado justificó el cambio de parecer de acudir a la fiscalía como una suerte de estrategia del “engaño”, en alusión al “Arte de la Guerra” de Sun Tzu. Francamente pésima comparación, tratándose de la investigación de quien personifica a la Nación y que más bien esperaríamos apelen al ARTE DE LA VERDAD para conocerse a fondo qué es todo aquello que se ventila en el seno del órgano persecutor de delitos en el Perú.

Y respecto a los cambios en determinados despachos fiscales por decisión de la Fiscalía de la Nación, siendo que estos se han dado en el ámbito de sus competencias, si hubiera irregularidades, el ente llamado a pronunciarse sería la Junta Nacional de Justicia y no el titular del Poder Ejecutivo llamado a respetar la separación de poderes, a la sazón investigado por esa autoridad que critica ácidamente.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.