Cuesta aceptarlo pero una vez más Universitario de Deportes ha decidido tomar el primer torneo del año, el que no acumula puntos para definir temporada, como una suerte de pretemporada. Penoso. La vez anterior, con el celeste del Solar al frente, pasó algo similar solo que con jugadores jóvenes y de bajo presupuesto. Ahora el cuadro crema está en el mismo plan de usar los partidos del primer torneo para afinar un equipo que no hay. Solamente que en esta ocasión se desembolsaron millonarias sumas.

El trabajo es el trabajo. Qué diferencia por ejemplo con lo que muestra el UTC de Franco Navarro, cuya goleada al Garcilaso, en el fortín de Sicuani, habla por sí solo. Si no ha podido ver al UTC a lo mejor ha perdido la idea de lo que es un equipo bien trabajado. Pero eso mismo contribuye a definir el perfil de un fútbol con muchas carencias. El UTC  ha trabajado muy bien y brilla. Pero es un plantel muy corto.

Plantel largo tiene Sporting Cristal y Alianza Lima. El buen inicio celeste tropezó con su primera derrota, impecable lo de Rosario, pero es evidente que los celestes están haciendo buena letra. Ojalá que eso se refleje en la Libertadores desde un comienzo. Le falta a Cristal como a todo equipo entrenado por Del Solar, consistencia defensiva. A cambio de ello está bien parado de tres cuartos en adelante y cuenta con el muy buen momento que atraviesa Gabriel Costa.

Se juega como se entrena y se entrena como se vive. ¿Cómo estarán viviendo los cremas?  No cabe duda que los del UTC respetan sus ocho horas de sueño y tres comidas diarias o no jugarían tan bien. Da gusto por la labor de Franco Navarro, aunque esto recién empieza.