No es la primera vez ni será la última que desde Palacio de Gobierno aparece gente que busca interrumpir las investigaciones a un presidente de la República, especialmente las realizadas por la Fiscalía de Lavado de Activos, cuyo fiscal coordinador nacional es el doctor Rafael Vela Barba, así como amedrentar -o incluso cerrar- a un medio de comunicación: el hebdomadario “Hildebrandt en sus Trece”.

Es evidente la trifulca interna protagonizada por la fiscal de la Nación, Zoraida Ávalos, frente a fiscales superiores y provinciales de los despachos de corrupción de funcionarios y lavado de activos, a causa del ramillete de denuncias y sindicaciones delictivas que pesan sobre los hombros del Ing. Martín Vizcarra.

Si bien no es el caso en este momento ingresar a disquisiciones sobre el papel funcional del doctor Rafael Vela en una supuesta deslealtad para con el ex fiscal de la Nación Pedro Chávarry o en su actuación frente a la “colaboración eficaz” de Odebrecht, hoy resulta imprescindible respaldarlo y solidarizarnos con su decisión funcional de apoyar el trabajo ejemplar y profesional del fiscal Germán Juárez Atoche, especialmente cuando sobre el doctor Vela se lanzan ataques de baja estofa articulados desde el vizcarrismo, con fotos de eventos públicos junto a personajes del denominado caso “los cuellos blancos” o alusiones a su presencia en reuniones de agasajo a funcionarios del malogrado CNM.

Del mismo modo con bajeza actúa ese vizcarrismo al utilizar a una ministra de Justicia, que la verdad muchos ni su nombre recuerdan, contra un medio de prensa como es “Hildebrandt en sus trece”, donde su director ha escrito una sustentada alerta frente a la abusiva Resolución Directoral N° 149-2020-JUS/DGTAIPD-DFI, que busca imponer una multa a este importante semanario, resolución cuyos funcionarios que la firman y promueven pasarán al anecdotario de la infamia contra la libertad de prensa, bien jurídico tutelado que está por encima del interés individual, mucho más en tiempos de pandemia.

Señores, que el abuso de poder y la corrupción no se impongan sobre el Estado de Derecho y la libertad de expresión. En la hora nona, es realmente injusto el ataque al doctor Rafael Vela y a César Hildebrandt, en cuyo semanario trabajan colegas de buen nivel periodístico como Alonso Ramos, Ricardo Velazco, Américo Zambrano, y la lista continúa. No cejen en la lucha contra la corrupción.

@RafaelRomeroVas