Atención en establecimientos del primer nivel

Atención en establecimientos del primer nivel

Mucho se habla de mejorar el primer nivel de atención desde hace años, de hecho, todos los gobiernos prometen que lo van a hacer, pero hasta ahora nadie se ha comprado el pleito realmente.

Lo primero que hay que hacer para cambiar las cosas es saber qué es lo que está mal, por eso he tomado un informe de la Contraloría General de la República (Informe de orientación de oficio N°10435-2020-CG/SALUD-SOO) realizado a fines del año 2020 donde advierten una serie de carencias en los 38 establecimientos de salud del primer nivel de atención I-4 en Lima Metropolitana, que de acuerdo al informe ponen en riesgo una atención segura, oportuna y de calidad a los pacientes que se atienden.

Las he dividido en carencias que requieren de un mayor presupuesto y en carencias de gestión, capacitación y motivación, las cuales podrían arreglarse más rápido con algo de voluntad.

Entre las que requieren presupuesto se detectó que el 29%(11) de los establecimientos no cuentan con un ambiente de cadena de frío, por tanto si se desea vacunar allí en la práctica no se podría hacer porque no hay una capacidad para la adecuada conservación de las vacunas. El 13%(5) no cuenta con ninguna ambulancia y de los establecimientos de salud que sí cuentan con ambulancias, éstas no se encuentran disponibles en un 76%(29). El 45%(17) no cuentan con una sala de observación en atención de urgencias y emergencias, lo que afecta la oportunidad, calidad y seguridad en la atención de los pacientes con un cuadro clínico que requiere observación permanente por menos de doce horas. El 37%(14) de los establecimientos de salud del primer nivel no cuenta con el kit de atención de casos de violencia contra la mujer; el 11%(4) se encuentran ubicados en suelos provenientes de rellenos sanitarios, lo que genera el riesgo de colapso de sus estructuras.

Entre las cosas que se pueden empezar a corregir con buena gestión tenemos que el 45%(17) de establecimientos visitados no publica la disponibilidad de horarios para la entrega de citas por consulta externa (obligados por la Ley 29414). El 39%(15) de establecimientos de salud carecen de reloj biométrico operativo, lo cual genera el riesgo de no tener un adecuado control de la asistencia y permanencia del personal que brinda servicios de salud. Estas dos se puede corregir en un par de meses con poco presupuesto y causaría un impacto muy positivo en la población.

Quien quiera cambiar las cosas en la atención primaria de salud allí tiene una pequeña lista por donde empezar para algún día garantizar una adecuada y oportuna atención de los pacientes como siempre prometen todos los que son gobierno.

@sandrostapleton