La visión hospitalaria del Ministerio de Salud hizo que ante la llegada de la pandemia la atención en el primer nivel se dejara de lado. Grave error que nos ha costado muchas muertes no solo por covid sino por todo tipo de enfermedades que no encontraron atención ni pudieron ser derivadas a tiempo a otros niveles de mayor complejidad.

Es evidente lo necesaria que es la atención primaria para reducir el impacto sanitario en todas las enfermedades, por eso quiero dejar en claro algunas ideas, ya que ahora que estamos en elecciones escucho a muchos candidatos usar este tema para ganarse unos votos. Por eso invito a los candidatos a que digan cómo lo van a hacer, porque es bien fácil decir que necesitamos un primer nivel de atención de calidad, pero nadie dice ni profundiza cómo.

No es un secreto que tenemos un sistema de salud fragmentado y desarticulado con mucha mayor fuerza en el primer nivel debido a su precariedad, y que nadie se sorprende cuando no encuentra atención adecuada. Tenemos diferentes sistemas de salud como EsSalud. Minsa, FFAA, Policía y clínicas privadas, cada una dirigida a diferente población con sus establecimientos, administración, financiamiento y regulaciones. Por tanto, unificarlos es complejo y es inocente pensar que no hay intereses que se oponen a realizarlo, no necesariamente porque piensen que es malo, sino porque algunos sienten que perderán derechos que ya ganaron. Sería lindo pensar que todos quieren lo mejor para todos y que andan pensando en los objetivos de desarrollo sostenible al 2030, pero no es así.

Necesitamos soluciones para nuestra realidad, por eso yo me inclino por un modelo con pago por prestaciones recíprocas, eso significa que, si un asegurado de EsSalud se atiende en una posta del Minsa, EsSalud le pagaría al Minsa por el servicio que ha dado a esa persona, o viceversa. Para que esto funcione en el primer nivel los contratos deben ser únicos para todos, donde se debe definir qué tipos de prestaciones se pueden entregar en cada establecimiento y cuánto cuesta cada una.

El dinero no deja de ser un problema, por eso para hacer sostenible financieramente el sistema de salud tenemos que formalizar a la población para generar un mayor ingreso que permita financiarlo. Todos deben tener acceso a la salud, incluso cuando alguien no posee dinero para asumirla, pero tiene que quedar claro que para poder subvencionar a quienes verdaderamente lo necesitan todos debemos pagar impuestos.

Más que unificar un sistema de salud que nadie quiere unificar debemos buscar un sistema de salud con acceso a un primer nivel de atención inmediata donde la gente pueda y sobre todo confíe en atenderse.

@sandrostapleton