Si no viviésemos lo que se vive, sería casi inverosímil entender lo ocurrido en los últimos días con relación a los despojos del genocida Abimael Guzmán. Muerto hace más de una semana, dos Poderes del Estado (v.g. Ejecutivo y Legislativo) más dos Órganos Constitucionalmente Autónomos (léase, Ministerio Público y Defensoría del Pueblo), se empezaron a pasar la pelota sobre qué hacer con el cadáver del criminal terrorista, si entregarlo a su cónyuge igualmente terrorista y condenada a cadena perpetua o cremarlo y arrojar sus cenizas a fin de evitar que su tumba se convierta en lugar del peor culto subversivo como había ocurrido antes con el siniestro “mausoleo senderista” de Comas construido clandestinamente y que costó semanas demoler.
En cualquier país democrático y dado que existía un vacío legal para incinerar el cuerpo después de la verificación y necropsia de ley, el Ejecutivo mediante un acto normativo pudo ipso facto disponer la quema del mismo alegando evidentes razones de seguridad nacional o de orden interno. Pero no, en una demostración más de la estofa de quien preside el Estado y del Consejo de Ministros –con alguna honrosa excepción- el Gobierno prefirió abstenerse de intervenir y le pasó la papeleta a la Fiscalía de la Nación y al Congreso. Tardíamente, la primera presentó un proyecto de ley para resolver el entripado que, finalmente, fue aprobado por mayoría y promulgado autorizando la cremación y dispersión de las cenizas “en tiempo y lugar de naturaleza reservada”. No sorprende que la bancada oficialista en bloque votase contra la proposición legal, así como que se abstuviese buena parte de la hoy inefable e irreconocible Acción Popular otrora demócrata. Lo insólito es que al pergeñarse estos renglones todavía no hay noticia oficial de la incineración y arrojo de los restos del genocida. ¡VERGÜENZA!
Si más prueba se necesitaba para identificar a quienes comulgan o son tibios con la subversión terrorista y el prosenderismo, no queda hoy duda dónde estos se encuentran para desgracia del Perú. ¡AMÉN!

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Mira más contenidos siguiéndonos en Facebook, Twitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.