POR GINO RÍOS PATIO

Cuando el libertador de nuestro país, del yugo español, emprendió su gesta emancipadora lo inspiraron los ideales liberales vigentes en Europa. Después de 200 años,podemos estar en condiciones de sostener que hemos desterrado la mentalidad colonial con nueva metrópoli y otros nuevos dueños;que nos reconocemos iguales; que nos sentimos pertenecientes a una gran nación peruana;que somos libres, responsables, ¿gozamos de bienestar y de seguridad? No pensemos en nosotros individualmente, sino en todos. Seamos empáticos. Durante dos centurias los sucesivos gobiernos no lo han logrado. El habeo ergo sum acabó con el cógito ergo sum.

La desconfianza, conflictividad, violencia, generan criminalidad, inseguridad, caos e ingobernabilidad. ¿Acaso no hemos tenido eso en 200 años, con otros eufemismos? Se gobierna para intereses particulares, no para el interés general, en una maravillosa farsa democrática de la que todos hablan y visten con ropaje de utilería, pero nadie conoce o está dispuesto realmente a asumir y hacer realidad. Creo en el ser humano. Si este no hace bien lo suyo porque le nace hacerlo, cualquier sistema se cae. El hombre es principio, fin y medida de las cosas. Por eso, primum non nocere. Que el nuevo gobierno esté a la altura del reto que nuestro país exige, ¿o queremos empeñar uno o 200 años más nuestro futuro? ¡Cada quien tiene la palabra!

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter Instagram.