El Congreso aprobó en las últimas horas un proyecto que establece que los vehículos de tracción animal no podrán seguir transitando en Colombia. Esto quiere decir que carretas, carruajes, o cualquier elemento o vehículo que sea halado por caballos, mulas u otro animal no podrá circular en el territorio nacional.
La medida pretende reducir los abusos y casos de maltrato que sufren los animales cuando son usados con estos fines, muchas veces sin los cuidados y la atención necesaria. Con el fin de no afectar a los trabajadores, creará un sistema de sustitución por vehículos motorizados que cumplan esas funciones, a través de un programa de reconversión laboral.
Se aclara que, para continuar con estas actividades, los animales deberán estar censados y registrados ante las autoridades locales competentes. Asimismo, las autoridades de tránsito y salud deberán implantar en cada animal un microchip de identificación con el que se puedan vigilar sus condiciones zoonóticas, sanitarias y de movilidad.
El proyecto aprobado en cuarto debate también aclara que para las actividades exceptuadas se controlará que los animales no ejerzan labores por más de 8 horas al día ni carguen por encima de su peso el considerado cuando lleven otros elementos, como carretillas, herrajes, pasajeros y conductor. A pesar de esto, si los dueños lo consideran, podrán acogerse a la sustitución contemplada de manera voluntaria. “Las autoridades distritales y municipales autorizarán unos espacios para que el sector de carretilleros pueda ubicar a costo de ellos puntos de bienestar que contengan zonas de alimentación e hidratación y balanzas, control de peso para el equino y del vehículo de tracción animal”, dice el proyecto.
La atención veterinaria de los equinos estará a cargos de las autoridades locales. En el caso de los animales, deberán estar sanos o serán recuperados a través de zoonosis en donde se cumplirá con un protocolo de adopción implementado. Posteriormente será entregado a un adoptante diferente a su dueño inicial, quien deberá cumplir con requisitos básicos como tener un predio propio para la tenencia y contar con recursos para su mantenimiento.
Si al momento de la sustitución no se ha autorizado la adopción del animal, la alcaldía local deberá disponer de un espacio en el que pueda estar mientras se adelanta este proceso.