Martín Vizcarra es protegido de manera descarada en todas las instancias donde es investigado, como ahora en el Jurado Electoral Especial de Lima Centro 2, cuyos representantes del Ministerio Público y del Poder Judicial, en una conducta prevaricadora, le han allanado el camino para ser candidato. En un pronunciamiento que declara infundada la tacha interpuesta contra su candidatura, sin motivación alguna que responda las causales invocadas. En suma, para este Jurado le basta decir que si bien Martín Vizcarra fue Presidente del Perú y por ende un funcionario público, en esta ocasión se presentó a candidato como ciudadano, es decir, con afán encubridor soslayan por completo que por su rango está incluido dentro de las autoridades que tuvieron que renunciar 6 meses antes al cargo para poder postular a ser congresista.

Sobre la neutralidad tampoco, un juego de palabras vacías que no expresan en ningún punto las razones mínimas que motivan su decisión. Aquí no hubo ni un intento de aparentar motivación, por ende resulta nula. Así se sirve a Martín Vizcarra en contra de la norma y sin esfuerzos por aparentar, todo sea por favorecerlo. Indigno y vergonzoso para quienes representan instituciones como el Ministerio Público y el Poder Judicial. La representante de la ciudadanía doña NATALIA ÁLVAREZ PINEDO, con apego estricto a la norma y a la verdad, hizo valer en su voto por que se declare fundada la tacha, el cual se resume que Vizcarra era Presidente de la República hace mes y medio, 45 días que no se pueden esconder. Interpuesta la apelación, será el pleno del JNE el que resuelva, esperemos que esta vez sea con autonomía.