Cae interés en economía circular

Cae interés en economía circular

El informe sobre la circularidad 2024, es decir darles una nueva oportunidad a los materiales y no usar aquellos puros o nuevos, anunció un retroceso. La tasa ha bajado de 9.1% en 2018 a 7.2% el 2023 y ello significa que las sociedades utilizan materias nuevas o vírgenes en unos 500,000 millones de toneladas, cifra que es similar a lo utilizado durante el siglo XX.

Varias son las razones. Falta de conciencia ambiental por parte de proveedores y clientes, barreras económicas y de acceso a la financiación, la falta de apoyo político y de regulación; el tema cultural y la tecnología. En cuanto a la política el informe “Allanando el camino para una economía circular” de la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA), destacó que los países emplean la regulación para el reciclaje, la recuperación de energía y la gestión de residuos. Sin embargo, todo lo relacionado con el diseño ecológico, el consumo y la reutilización cuenta con políticas menos severas y no pasan de etiquetas o campañas dedicadas a informar.

Otro de los impedimentos del no avance de la economía circular se da en lo cultural, es decir, los consumidores están acostumbrados al modelo de usar y botar, el tema de reciclar y reutilizar productos es algo en proceso, les cuesta pensar que productos hechos con materiales usado tengan la misma calidad que los nuevos.
A ello se une la barrera de lo tecnológico, centrada en la falta de mecanismos tecnológicos adecuados. El informe de la AEMA sostiene que es necesario un mayor monitoreo del progreso en la economía circular, ello requiere mayor inversión, para contar con data relevante en las distintas fases de producción y consumo (los ciclos de vida de cada producto).

Estas barreras tienen mucho en común y están relacionadas entre sí porque su crecimiento depende de las decisiones de las autoridades, especialistas y decisores quienes deben pensar y poner en práctica un modelo económico que traiga beneficios para todos. Por ello, es urgente la creación de políticas efectivas, mayor concientización de la población y más inversión en esta apuesta favorable de reciclar y reutilizar.

Por su parte, la Cepal alienta para que las empresas apuesten a mantenerse en la economía circular de plásticos, metales, materiales de construcción y combustibles, pues con ello se logra conservar el valor de las materias primas y los productos durante mayor tiempo. De esa forma se reducen los residuos, tiene un impacto colateral al generar empleo, contribuir al crecimiento del PIB o en la disminución de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).
Hay que recordar lo que sostuvo Kovacic (2021) la economía circular nace como alternativa a la economía lineal, para cambiar el modelo “extracción-uso-desecho” de los recursos naturales por un modelo más sostenible que es reciclar, reutilizar y reparar, minimizando la extracción de recursos naturales escasos y no renovables y generar menos residuos.

Mira más contenidos siguiéndonos en Facebook, Twitter, Instagram, TikTok y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.