Los canales de televisión tradicionales suelen presentar al Callao en medio de noticias negativas y escabrosas, generando depresión y frustración entre la gente. Esos medios, lamentablemente, no destacan lo bueno que se puede hacer en el primer puerto del país, mostrando notas que hacen apología de la delincuencia y violencia callejeras.

Contrario sensu, es digno destacar que, en el tema de la salud y frente a la lucha contra el covid-19, el Minsa acaba de confirmar que el Callao es la región con los índices porcentuales más altos de vacunación en todo el Perú, al aplicar más de 230 mil dosis. Adicionalmente el Gobierno Regional del Callao ha realizado el mayor número de pruebas de prevención, casa por casa, en diferentes distritos chalacos.

Esta noticia muestra una luz en medio del largo túnel de desaciertos durante la política de salud desplegada por Vizcarra y ojalá todos los gobiernos regionales se comprometan con el bienestar de la población. De lo que se trata es de hacer esfuerzos para salvar vidas, no sólo frente al coronavirus sino también respecto de otras enfermedades dejadas de atender durante la pandemia.

En el caso del Callao, ya se inició la construcción de dos nuevos centros de salud que beneficiarán a más de 108 mil familias y ello es un avance que deberían imitar otras regiones del país. Lo destacable es que esos dos modernos centros de salud estarán en medio de la población más vulnerable. Es decir, uno ubicado en el Asentamiento Humano Aeropuerto (I-2) y el segundo en el A. H. Bocanegra (I-3).

Lo que más necesitan esos asentamientos, como cualquier otro del país, es centros de salud que cuenten con el servicio efectivo de consultorios en medicina general, pediatría, gineco-obstetricia, odontología, psicología, nutrición, además de ambientes para triaje, nebulizaciones, esterilización, tópico de urgencias y emergencias, programa PCT, farmacia, toma de muestras, etc., para lo cual se invertirá más de S/ 19’490,000. Por supuesto, con las escaleras de evacuación, las rampas, el equipamiento moderno y mobiliario clínico se logrará una atención de calidad a la referida población chalaca.

Aquí hay que ser claros, no se necesita decir –por parte de algunos ideólogos termocéfalos- que en Cuba o Venezuela la atención en salud es un dechado de rosas, porque eso sencillamente es demagogia. Sin embargo, la tarea no es sólo del Ejecutivo sino, fundamentalmente, de los gobiernos regionales y en esto el Callao marca una diferencia sustantiva frente a otras experiencias de gestión, como el caso de Junín donde hay centros de salud a medio construir o abandonados.

@RafaelRomeroVas