En la búsqueda de hacer un recuento de resultados de este año que finalmente decidí no escribir, recordé parte de un poema de Antonio Machado (1875-1939) que estoy usando como título de la columna, que dice: ¨Caminante, son tus huellas el camino y nada más; Caminante, no hay camino, se hace camino al andar. Al andar se hace camino, y al volver la vista atrás se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar. Caminante no hay camino sino estelas en la mar¨, poema que nos lleva a reflexionar sobre la vida como un camino que cada quien debe elegir como recorrer, que no hay nada predeterminado, que somos nosotros los que hacemos nuestro destino, que nunca hay que volver atrás, que el recuerdo de lo vivido solo nos sirva para seguir adelante y que no podemos copiar la vida de otros.

Y aunque no soy aún crítico de poesía me pareció una frase inspiradora para un año 2020 que ha tenido un impacto muy fuerte en todos los peruanos y en todo el mundo. Sin temor a equivocarme creo que todos perdimos o conocemos a alguien que se fue, gente que tuvo dejar de soñar con el negocio que abrió hace poco, gente que perdió el trabajo, y este año después de muchos años he vuelto a ver familiares y amigos irse del país a buscar un destino mejor.

El mundo ha cambiado, pero ¿cuándo dejó de cambiar? Tal vez nos agarró mal parados este año, pero podemos retomar el camino. Quiero animarlos a que aprovechemos esta oportunidad para crecer, para dar un giro a nuestras vidas y construir algo mejor para nuestro futuro, para que esos proyectos individuales se realicen y a través de ellos podamos darnos la mano para mejorar como sociedad.

Queda claro que nosotros tenemos que hacer nuestro propio camino si queremos salir adelante, no hay nada escrito, no hay experiencia previa, así que nadie nos va a poder decir cómo hacer las cosas, por eso nada mejor que ser nuestra propia guía. Así que, por qué no pensar que el año 2020 fue el año que nos dio ese impulso para apostar por nosotros mismos, para decidir que queremos hacer con nuestra vida, para retomar esos proyectos que nos daban miedo, tal vez el 2020 haya sido el mejor año porque fue el año que nos hizo temblar de miedo a perder todo lo que amamos y nos hizo apreciarlo, y aquí estamos listos para recibir el 2021 como venga porque sabemos que aún tenemos tiempo de encontrar, de abrazar, de lograr, de llegar a donde sea que deseamos. Espéranos 2021 que allá vamos. Feliz año nuevo.

@sandrostapleton